Archivos anuales: 2011

¿Existe la adicción sexual?

El tema, aunque no puede decirse que sea nuevo se ha puesto de moda pese a no contar con un buen sustento desde el punto de vista científico pero como llama tanto la atención, los medios lo han recibido con beneplácito pues resulta muy atractivo para todo tipo de auditorio. Desde hace mucho tiempo se ha hablado de él sólo que usando términos como: Ninfomanía y Satiriasis.

El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) da el siguiente significado para Ninfómana: mujer que padece de ninfomanía.

Pero en Ninfomanía nos remite a buscar Furor uterino y dice el respecto: Deseo violento e insaciable en la mujer de entregarse a la cópula. Resulta interesante el rodeo que da el diccionario pero de acuerdo a su definición la conducta compulsiva de la fémina en cuestión nada tiene que ver con la masturbación.

El mismo diccionario dice respecto a Satiriasis: Estado de exaltación morbosa de las funciones genitales, propio del sexo masculino.

&& 1 && woman-74596

La adicción sexual también se ha denominado:

  • Hiperfilia (Money, 1980)
  • Trastorno hipersexual (Krueger & Kaplan, 2001; Stein & Black, 2000; Stein, Black, & Pienaar, 2000),
  • Trastorno relacionado con parafilia (Kafka, 1991, 2007),
  • Conducta sexual compulsiva (Black, 1998, 2000; Kuzma & Black, 2008),
  • Adicción sexual  (Carnes, 1983, 1990, 1991),
  • Conducta sexual impulsiva-compulsiva  (Raymond, Coleman, & Miner, 2003),
  • Conducta sexual fuera de control (Bancroft, 2008).

Ninfomanía y Satiriasis prácticamente ya no se usan por los profesionales serios y sólo permanecen en el anecdotario, los términos arriba enlistados pretenden ser menos peyorativos y más descriptivos pero resulta claro que no existe uniformidad en sus apreciaciones.

El uso del adjetivo Adicción tampoco resulta muy afortunado porque de acuerdo con el DRAE significa:

  1. Hábito de quien se deja dominar por el uso de alguna o algunas drogas tóxicas, o por la afición desmedida a ciertos juegos.
  2. Asignación, entrega, adición.

El Diccionario de la Universidad de Salamanca resulta un poco más útil porque dice:

  1. (Psiquiatría/Psicol) Dependencia hacia el consumo de sustancias; deseo compulsivo por una actividad o relación.

Ya no se circunscribe a una sustancia o a un juego habla de una compulsión, sin embargo, algunos autores señalan que antes de emitir juicios en torno al comportamiento sexual sería necesario establecer parámetros claros sobre lo que puede entenderse como Normal lo cual se dificulta porque un gran número de personas concibe lo normal desde el punto de vista Valorativo (lo que es bueno, sano o deseable) y no desde el punto de vista estadístico (basado en la frecuencia) por tanto, en vez de opinar en base a datos concretos y precisos se emiten juicios de valor.

Para algunos autores estas persona actúan de esa forma debido a que tienen un intenso temor a relacionarse románticamente, estos autores prefieren hablar de Conductas sexuales fuera de control.

Se desconoce su causa lo mismo que su tratamiento. Un dato interesante es que 3 a 6% de la población en EUA lo padece. (1)

Sexualidad compulsiva: conducta insistente, compulsiva, repetitiva, intrusiva, es un impulso no deseado a realizar actos específicos frecuentemente en actos ritualizados. (Kalichman y Rompa, 1995).

Patrón de participación en actividades sexuales de forma persistente y en escalada con  potenciales consecuencias negativas para si mismo y otros o el impulso para participar en tales actividades. (National Council on Sexual Addiction and Compulsivity)

Conducta peligrosa por riesgo de infecciones de transmisión sexual (ITS) que pueden llegar a ser mortales.

Por supuesto la gente comenta algunas causas para la existencia de esta conducta pero quien tiene este comportamiento con frecuencia argumenta:

  1. Mi apetito sexual ha interferido en mis relaciones,
  2. Mis pensamientos y conductas sexuales causan problemas en mi vida,
  3. Mis deseos de tener sexo irrumpen mi vida diaria,
  4. Con frecuencia fallo en mis compromisos a causa de mis conductas sexuales,
  5. A veces me siento tan excitado que podría perder el control,
  6. Me sorprendo pensando en cosas sexuales en mi trabajo,
  7. Pienso que los pensamientos y sentimientos sexuales son más fuertes que yo,
  8. Tengo que luchar para controlar mis pensamientos y conductas sexuales,
  9. Pienso en el sexo más de lo que quisiera,
  10. Es difícil para mi encontrar parejas que quieran tener tanto sexo como yo quiero. (2)

Hipersexualidad parece ser un término más neutral.

Groneman (2000) pregunta:

  • ¿cuánto sexo es mucho?
  • ¿cuánto es suficiente?
  • ¿quién lo decide?

Para que se considere Trastorno Hipersexual debe cumplir con:

A) Debe tener al menos 6/12 de fantasías sexuales intensas y recurrentes; urgencias o comportamientos sexuales relacionadas con tres o más de los siguientes criterios:

  1. El tiempo consumido por la fantasías, urgencias o conductas sexuales repetitivas interfiere con otras (no sexuales) metas, actividades y obligaciones,
  2. Participaciones repetitivas en fantasías, urgencias y conductas sexuales en respuesta estados de ánimo disfóricos (ansiedad, depresión, aburrimiento, irritabilidad),
  3. Engancharse repetitivamente en fantasías, impulsos o conductas sexuales en respuesta a eventos estresantes,
  4. Repetitivos pero inútiles esfuerzos para controlar o disminuir significativamente las fantasías, impulsos o conductas sexuales,
  5. Engancharse repetidamente en conductas sexuales sin tomar en cuenta el riesgo físico o emocional para sí mismo o para otros,
  1. Existe angustia personal física significativa o deterioro social, ocupacional o de otras áreas importantes relacionadas con la frecuencia e intensidad de esas fantasías, impulsos o conductas sexuales,
  2. Esas fantasías, impulsos o conductas no son debidos al efecto fisiológico directo de substancias externas (drogas adictivas o medicación).

&& 2 && help-66606

Después de lo antes mencionado es evidente que los investigadores no logran ponerse de acuerdo pero, la conducta existe, se le llame como se le llame. Sin embargo, es necesario tomar en cuenta que no porque alguien disfrute viendo páginas con material sexualmente explícito (pornografía) en internet eso le convierte en un enfermo; las cosas se complican cuando el individuo manifiesta que no tiene control de sus impulsos o que necesita realizarlos porque de lo contrario la angustia le hace sentirse muy mal, es en esos casos cuando el individuo requiere asesoría por parte de un especialista que maneje ese tipo de cuadros.

Que una persona prefiera recurrir a la pornografía para masturbarse en vez de estar con su pareja o que alguien sea capaz de pagar a una sexo-servidora en vez de tener relaciones sexuales con su cónyuge son conductas que han existido desde tiempos inmemoriales y cuando ha ocasionado problemas las personas involucradas lo han resuelto de diferentes maneras.

Llaman la atención aquellos casos en los que el individuo pierde el control de su conducta, puede tener problemas: de pareja, familiares, laborales, legales, de salud y económicos, entre otros a causa de  un comportamiento que puede clasificarse como compulsivo. Existen tratamientos que les ayudan pero deben ser integrales pues es necesario que la pareja también participe pero, vale la pena que ella mejore su autoestima, asertividad y toma de decisiones.

Bibliografía

  1. Staff Reporter. (2010) Sex addicts fear intimacy: study. AFP Global Edition.
  2. Sandfordt, Theo, G.M. (2004) Sexual compulsibity among heterosexual college students. The Journal of Sex Research. November, 1.
  3. Diagnosis, assessment, and treatment of hypersexuality.

 

Atiendo problemáticas relacionadas con la sexualidad y el erotismo. Tengo más de 30 años de experiencia brindando terapia sexual. También doy conferencias, cursos o talleres sobre: sexualidad, erotismo, disfunciones sexuales, masculinidad, paternidad, prevención de la violencia y otros temas.

El túnel

Sabato E.

Biblioteca de Bolsillo. México, 1996.

Pequeño libro de sólo 137 páginas donde se narra una historia que atrapa desde el principio, motivo por el cual cuesta trabajo dejarla y es muy factible que se lea de un sólo tirón.

El comienzo me pareció similar a Notas desde el subsuelo de Dostoiewsky porque Juan Pablo narra su historia y no le interesa si nos agrada o no, es decir, confiesa su crimen. Luce como el individuo que está resentido con el mundo y por ello detesta a los pocos  congéneres con los que se topa.

Extraordinaria descripción de un individuo celoso cuya gran inseguridad le lleva a elaborar diálogos internos en los que acusa, comprueba y sentencia no sólo a su amante si no también a quienes le rodean. La angustia ante la perdida de su amada ocurre desde antes de que exista una relación real. Predomina el pensamiento circular donde las hipótesis que elabora culminan o las hace culminar en unas conclusiones que lucen como elaboradas desde antes. El sufrimiento de él (que a veces tiene tintes masoquistas) es muy intenso pero el que puede ocasionar a la pareja (con gran sadismo), es aun mucho mayor. Si bien  con frecuencia se arrepiente y promete no volver a repetirlo, esa acción le parece tan humillante que sus resentimientos crecen de manera exponencial.

La obra es dramática porque Sabato describe a la perfección al obsesivo que todos podemos llegar a ser y da miedo comprobar cuánto podemos parecernos ya sea a Juan Pablo o a María pero igual es una especie de advertencia para tomar cartas en el asunto y ser capaces de cambiar.

Atrévanse a leerla porque de seguro no se arrepentirán.

 

El túnel

Atiendo problemáticas relacionadas con la sexualidad y el erotismo. Tengo más de 30 años de experiencia brindando terapia sexual. También doy conferencias, cursos o talleres sobre: sexualidad, erotismo, disfunciones sexuales, masculinidad, paternidad, prevención de la violencia y otros temas.

Indisciplina en la sub 22

La noticia corrió como reguero de pólvora en nuestro país y otras latitudes pero, no sólo de habla hispana; ocho jugadores habían sido expulsados de la selección mexicana de futbol sub 22, según algunos medios por meter prostitutas a sus cuartos o por infringir el reglamento según otros. Como parte de las sanciones no serán convocados a ninguna selección en los próximos seis meses, además de pagar una multa de $50,000.00 cada uno. Avergonzarlos y burlarse de ellos … no tiene precio.

Parafraseando al clásico podría decirse El que esté libre de pecado que tire … el primer condón. Por cierto parece que ellos si lo usaron y eso es digno de hacer notar porque actuaron de forma responsable por lo que toca al aspecto de Salud.

Si contravinieron algo previamente establecido y conocido por ellos se hacen acreedores a ser sancionados, sin embargo, la forma como se les castigó impactó a todo mundo pues se mostraron inflexibles, dicho de otra forma, no tuvieron piedad para con ellos. Pero el rumbo que ha tomado el incidente deja mucho que desear y eso obedece, en gran parte a la actitud de varios medios de comunicación a quienes les admira y se muestran en contra (dados sus comentarios) de que un deportista tenga relaciones coitales mientras se encuentra concentrado para una competencia de alto rendimiento; ninguno de los medios moralistas ha mostrado o ha hecho referencia a investigaciones que sustenten la verdad de sus afirmaciones. Será porque siguen pensando, como hace siglos, que la actividad sexual corrompe, estupidiza y debilita. Lo que ahora se maneja com Abstinencia sexual también se conoció como Conservación espermática. Destacados deportistas profesionales se han pronunciado al respecto:

&& 1 && muhammad-ali-572571

  • Muhhamad Ali se ufanaba de abstenerse de cualquier actividad sexual seis semanas antes de cada pelea,
  • Shaun Smith, tackle defensivo de los Bengalies de Cincinnati justificaba la abstinencia porque según él al juego: Quieres llegar excitado y salvaje,
  • El ex corredor de pista, Marty Licuory decía al respecto, tienes que llegar enojado y agresivo para correr la milla en 3’47’’. Imagino que no ha visto correr a Usain Bolt, el hombre más veloz del mundo. Llaman la atención las actitudes de los otros competidores de los 100 metros planos, la mayoría concentrados, muy serios, inexpresivos, en cambio Usain sonríe, posa, hace señas y cuando debe concentrarse lo hace a la perfección.
  • Marv Levy, el coach en jefe de los Bills de Búfalo, separó a los jugadores de sus esposas en cuatro Super Bowls, siempre se mostró inflexible y sin embargo, no ganó ninguno de esos encuentros.

Es muy factible que quienes abogan por la abstinencia consideren que la frustración sexual incrementa los niveles de agresividad y por ende aumentará la agresividad la cual será canalizada hacia los rivales, dicho de otro modo, se cree que ello permitirá un mejor desempeño deportivo.

  • ¿Será que la agresividad garantice el triunfo?,
  • ¿será que la tensión resulta indispensable?
  • ¿se requiere pensar durante un encuentro de futbol?
  • ¿la tensión ayudará a pensar mejor?
  • ¿qué sucederá con el jugador de futbol que llegue relajado?

Pero también hubo otras posturas dignas de ser comentadas:

  • Aguilar Camín señaló que en derredor del evento con las sexo servidoras los jugadores tuvieron su mejor desempeño y uno de ellos hasta metió un magnífico gol, concluye el columnista: yo voto porque los jugadores follen, templen o cojan cuanto quieran, y sean felices y jueguen bien y triunfen en la cancha y en la cama. Ya antes, Aguilar Camín había mencionado que estaba de acuerdo con la sanción por infringir un reglamento pero no con el estilo que la habían manejado y en eso concuerdo, totalmente, con él.
  • Sergio Sarmiento comentó que cuando Tiger Wood tenía relaciones sexuales con gran frecuencia estaba en la cima del golf: pero cuando trató de dejar atrás su adicción al sexo dejó de tener buenos resultados. Por favor no se interprete lo anterior en el sentido de que si tengo más relaciones destacaré en el deporte profesional o al menos seré el goleador del equipo de la colonia. Ni tampoco que por bajarle a la frecuencia decayó su efectividad; si hacemos memoria recordaremos que fue descubierto por el mundo y su esposa; perdió patrocinios y un sin fin de adversidades más que, por supuesto, deben ser tomadas en cuenta.

&& 2 && couple-731185

El legendario Coach de los Yankees de New York, Casey Stangel decía: No es el sexo lo que arruina a estos chicos si no el pasarse toda la noche buscándolo, y eso es algo que a veces no toman en cuenta quienes diseñan las reglas, creen que basta con prohibir sin dar opciones. Me parece que antes de prohibir debieran meditar en torno a lo que, palabras más palabras menos, dice un poema Zen:

Cuando pienso que ya no pienso en ti

sigo pensando en ti.

Quisiera ya no pensar

que ya no pienso en ti.

¿Les prohibirán que se masturben o creerán que el coito desgasta mucho más que el autoerotismo? Sería muy interesante escuchar las disertaciones de los directivos en torno a eso. McGlone y Shrier afirman: … dado que en un coito normal en una pareja casada se gastan entre 25 y 50 calorías (energía necesaria para subir dos tramos de escaleras) difícilmente, tener relaciones sexuales la noche previa afectaría las pruebas de fisiológicas de rendimiento. Serán muchos los que objeten que esos jóvenes son solteros y estuvieron con otras mujeres, motivo por el cual el gasto energético debió ser más considerable, por fortuna existen otras investigaciones que nos pueden ayudar a la hora realizar los cálculos; Bohlen calculó que una persona de 70 kgs. durante una relación sexual consumiría de 1 a 5 kilocalorías por minuto, es decir, entre 60 y 300 kilocalorías por hora. Esto que pareciera implicar un mayor desgaste tendría que relacionarse con ¿cuánto tienden a durar las relaciones coitales en promedio? Para poder realizar un mejor balance consideren que ese mismo gasto metabólico, para tener una relación sexual normal, se requiere para: barrer el piso, caminar a 4.82 kms/hr sin cargar peso alguno. Visto con calma, tener relaciones sexuales como método para bajar de peso puede ser divertido pero de ninguna manera efectivo.

Es innegable que se modernizan los uniformes, el balón, los estadios pero las reglas para los jugadores continúan sin modificaciones, cuánto han cambiado de aquellas que, según cuenta la leyenda se aplicaban en esos lugares donde convivían en calidad de internos grupos de varones como  conventos y colegios militares; se afirma que le agregaban sales de nitro a los alimentos porque, según las autoridades de esa forma se apagaban los deseos sexuales.

Las actitudes en cuanto al erotismo deportivo podrían ser diferentes si el cuerpo médico de los atletas revisará investigaciones para saber si en verdad la actividad sexual produce un desgaste tal, que afecté, negativamente, el desempeño del deportista o quizá le produzca algún beneficio.

La realidad es que no existe mucha investigación para determinar si la actividad sexual perjudica el rendimiento deportivo, por fortuna Moncada y Chacón después de una amplia revisión y tamizaje de artículos desde 1800 hasta 2004 concluyen: Se ha confirmado que las respuestas cardiovasculares, metabólicas, hormonales y psicológicas son normales y esperables, y no se ha establecido que mantener relaciones sexuales antes de realizar las pruebas de esfuerzo máximo sea perjudicial o beneficioso. Por lo tanto, el mito del efecto negativo queda descartado. 

Mucha gente quedará satisfecha con tal información pero nunca falta alguien que nos lleve de nueva cuenta a replantear la situación y eso es lo que hicieron Anderson, Wei y Shyu: La actividad sexual es difícil de cuantificar. El número de eventos coitales no es suficiente para destacarlo como un predictor del desempeño atlético. Una escala que califique la intensidad de la relación produciría un mayor poder explicativo. Si el análisis cuantitativo resulta difícil de realizar en nuestro país, sin duda alguna, el cualitativo lo sería en mucho mayor grado, por lógico que pareciera pues estremecería conciencias decimonónicas de esas que abundan en nuestra nación. A menos que algún club de futbol se atreviera a realizar dicha investigación, lo cual, sin duda alguna, sería un paso fundamental a nivel mundial.

&& 3 && censorship-610101

Sería interesante conocer cuáles fueron las reglas que infringieron los jugadores, basta ya de códigos secretos o de son cosas que se quedan en el vestidor. Si como pregonan La selección es de todos compartan las reglas pero, si sólo es un eslogan cámbienlo y adopten uno que sea congruente.

Mientras no se sepa cuáles fueron los verdaderos motivos que les hicieron acreedores a tales sanciones seguirán surgiendo especulaciones y eso no es lo mejor.

Si los jóvenes se equivocaron y quieren dar un castigo ejemplar ¿harán lo mismo con todos los sórdidos aspectos que abundan en el futbol profesional de este país? Esta pregunta está a la espera de respuestas.

Ayer 10 de julio del 2011, la Selección Sub 17 de futbol ganó el campeonato mundial de la especialidad:

  • ¿Serán vírgenes sus integrantes?
  • ¿habrán practicado la abstinencia desde que los eligieron para representar a México?
  • ¿jamás se habrán masturbado o habrán dejado de hacerlo a partir de que los seleccionaron?
  • La selección Sub 22 que participa en la Copa América en Argentina perdió los tres partidos que disputó pese a que los jugadores, oficialmente, no tienen relaciones sexuales.

Sin duda alguna son muchos los factores que intervienen para explicar el desempeño de ambas selecciones pero es necesario erradicar el miedo al erotismo y a la sexualidad pues es mentira que

  • desgastan,
  • bajan la producción de testosterona,
  • relajan demasiado al deportista y
  • demás cosas por el estilo.

Ejercer el potencial erótico sexual con responsabilidad, independientemente de la edad, permite al individuo vivir de una forma más satisfactoria y armónica.

A la vista de los resultados es inevitable que surjan más cuestionamientos:

  • ¿valió la pena la sanción impuesta a los ocho jugadores?
  • ¿la sanción fue solamente para los jugadores expulsados?
  • ¿qué se ganó realmente con ese comportamiento tan estricto?

Este tipo de episodios sirven para ser analizados porque la forma como se reaccionó no es la única, otras pudieron haberse ensayado, por ejemplo,

  • pudo haberse hablado en privado con todos y cada uno de los jugadores que faltaron al reglamento,
  • leerles la cartilla,
  • decirles que es entendible su energía y deseos de divertirse,
  • señalarles que fueron merecedores de una sanción ejemplar pero que se les permitiría continuar en el torneo,
  • hacerles ver que tendrían que demostrar en la cancha su arrepentimiento por lo acontecido, es decir, tendrían que partirse el alma para demostrar que estaban dispuestos a cambiar.

Pero esto es fácil señalarlo hoy como dice el clásico A toro pasado, sin embargo, sirve por lo que pudiera ofrecerse en el futuro.

Bibliografía consultada

  • Aguilar, Camín, Héctor. (2011). Que cojan. Milenio, julio 8.
  • Anderson, P.B., Wei, P. and Shyu, Ivy. (2001). The Relationship Between Sexual Activity (and Four Other Health Behaviors) and Marathon Perfomance Among Non – elite Runners. Electronic Journal of Human Sexuality. Volume 4.January, 12.
  • Lovgren, Stefan. Sex and Sports: Should Athletes Abstain Before Big Events? (2006). National Geographic News. February, 22.
  • McGlone, Samantha; Shrier, Ian. (2000). Does Sex the Night Before Decrease Performance? Clinical Journal of Sport Medicine. Volume 10. Issue 4. pp:233-234 
  • Moncada, Jiménez, José y Chacón, Araya, Yamileth. (2006). Relaciones sexuales y rendimiento físico: esclareciendo el mito del efecto perjudicial del mantener relaciones sexuales coitales antes de participar en actividades físicas extenuantes. Apuntes Educación Física y Deportes. 2o Trimestre:58-65
  • Sarmiento, Sergio. (2011). Jaque Mate: Sexo y deporte. Enlace Radial:Julio.
  • Uchaz, Greg. Sex and the Athlete. Does abstinence really improve performance? (2009). Impact Magazine. September/October.  

 

Atiendo problemáticas relacionadas con la sexualidad y el erotismo. Tengo más de 30 años de experiencia brindando terapia sexual. También doy conferencias, cursos o talleres sobre: sexualidad, erotismo, disfunciones sexuales, masculinidad, paternidad, prevención de la violencia y otros temas.