Las fiestas decembrinas y la empatía

Las fiestas decembrinas y la empatía

Antes de entrarle al tema vale la pena considerar lo que el Diccionario de la Real Academia Española dice al respecto, Empatía: Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro; si se lee y analiza con atención resulta por demás interesante el planteamiento pues, plantea que es como sintonizarse con otro aunque sea un desconocido; algunos comentan que se vibra a una misma frecuencia pero, sin duda alguna, la mayor parte de la gente describe a la empatía como la capacidad de ponerse en los zapatos del otro.

En estas fechas resulta tentador afirmar que esta característica, lo mismo que los copos de nieves (en otras regiones porque ¿alguien ha visto nevar en Tuxpan, Poza Rica o zonas aledañas?) cubre el ambiente y por tanto, la paz nos cobija con su mágico manto. Los escaparates de las tiendas son más vistosos que nunca, repletos de productos que invitan a adquirirlos porque abundan las tentadoras ofertas que al son de pague hasta dentro de tantos meses hacen pensar al comprador que esa fecha jamás llegará o que para entonces ya tendrá un puesto en el nuevo gobierno.

La mercadotecnia y la publicidad animan a la gente a pensar en los otros con mensajes del tipo demuéstrale cuánto le amas con este maravilloso presente; los juguetes más vendidos son los de marcas extranjeras y si no se consiguen los originales no importa siempre habrá una imitación china para substituirle, incluso a menor precio; si está fabricado con productos tóxicos que puedan dañar a la criatura no importa, la felicidad del momento es lo importante. ¿dónde se perdieron aquellos juguetes mexicanos que UD y yo disfrutamos? sencillos pero que también produjeron innumerables momentos de felicidad. ¿puede recordarlos? ¿se atrevería a comentar con el resto de la gente cuáles eran sus juguetes favoritos? o ¿a qué jugaba? Comienzo una lista que UD puede incrementar: trompo, balero, patín del diablo, soldaditos, pelotas …

Las niñas ansían la Barbie de moda y sus accesorios que nada tienen que ver con su entorno pero que se venden a pasto. ¿recuerdan aquellas muñecas de trapo con trenzas y moños de colores chillantes que hoy sólo compran los extranjeros o hechas con otros materiales como cartón y aquellas para recortar que venían provistas con ropa igual para recortar? ¿llegaron a quererlas? ¿alguna de UDS jugó con las pequeñas alacenas de madera con jarras y cazuelas de barro o de aluminio con brillantes colores? ¿Hicieron ejercicio con las cuerdas para saltar?

La gente menuda de la actualidad ansía crecer para contar con su teléfono celular de ese modo podrá estar más cerca de sus amistades, se conectará, prácticamente, a cualquier parte del mundo ¿se han fijado en esas reuniones donde cada quien está conectado a un celular, un IPad, tableta u lo que sea pero no con la gente que está a su lado?

No faltará quien diga que la empatía consiste en comprarle a las criaturas eso con lo que anhelan (promovido por los medios de comunicación) y que sirve para engordar el bolsillo de los comerciantes pero sobre todo de empresas extranjeras, mientras tanto, los fabricantes de juguetes mexicanos se sumen en la miseria y esos objetos sólo podemos verlos en uno que otro museo.

Pero retomando el tema, si bien una gran cantidad de investigadores consideran a la empatía como una característica específicamente humana, los noticiarios ya sean de radio o de televisión o la lectura de los diarios con tal abundancia de crímenes y guerras pareciera desmentirlos. Lo anterior lleva a plantearse una serie de interrogantes:

¿Será que los criminales carecen de empatía? ¿la ausencia de empatía obedece a una cuestión biológica o es producida por el ambiente? es decir, ¿será que se puede influir para que no la ejerzan? y por tanto ¿podemos hacer que se desarrolle?

Más adelante veremos que una gran cantidad de estudiosos del tema dicen que es un rasgo heredado filogenéticamente, esto es, ligado a nuestra evolución pero, también hay quienes afirman que es el medio donde crecemos el que influye para que la tengamos o no. Aunque cueste trabajo creerlo, para tener una idea de lo que le sucede a una persona no necesariamente debe uno pasar por la misma situación y quizá ni haberla experimentado; lo anterior lo avala Salvatore M. Aglioti quien labora en el Departamento de Psicología de la Universidad de la Sapienza de Roma , cuando afirma: … las áreas del cerebro que se activan cuando ves  una determinada emoción en una persona, son las mismas que se activan cuando tú la expresas. Por eso es que sentimos algo al ver la expresión de otros, es una especie de contagio emocional; quizá eso suceda porque somos seres gregarios y al resultar benéfico para la convivencia terminó por conservarse. El mismo autor señala: … cuando te pinchas con una aguja o te cortan de una relación se activan estructuras mentales semejantes; esto significa que duele. Cada dolor se tiñe de diversas características pero a final de cuentas todos lastiman y la capacidad para detectarlos puede desarrollarse.

Las mujeres tienen más desarrolladas esta característica y los hombres suelen ser más vengativos. (1) Esta aseveración es compartida por la inmensa mayoría de las personas, sin embargo, de inmediato surgen cuestionamientos:

¿se trata de una característica genéticamente determinada?

¿obedece a la forma como ellas han sido educadas?

¿existen impedimentos, genéticamente determinados, para que el varón sea empático? o

¿puede aprender la gente a ser empática?

Rememorar las propias experiencias puede ayudar pero sólo un poco; a medida que ampliemos la memoria surgirán prototipos que contradigan lo antes propuesto; de seguro recordaremos mujeres siniestras y hombres nobles (no sólo la política y la religión sirven en este caso porque también entre nuestros familiares y conocidos sobrarán los ejemplos). Sin embargo, es necesario ir más allá del hecho anecdótico y es ahí cuando las investigaciones pueden ayudarnos.

Que las mujeres puntúen más alto en empatía puede relacionarse con que, en sociedades como la nuestra, han sido educadas, casi, casi programadas para comprender y compartir, tanto los sentimientos como las emociones de los otros. Tradicionalmente se espera que ella se preocupe y vele por los demás. Resulta frecuente hallar en investigaciones sobre género, narraciones donde la madre era la que comía al último y en múltiples ocasiones su dieta era muy exigua, por la simple y sencilla razón de que había dejado lo mejor para su pareja y sobre todo para sus hijos; como dato curioso es menester evocar que hasta en eso se jerarquizaba ¿recuerdan aquel mensaje de Cuando la leche es poca al niño le toca? Pues había quien lo tomaba al pie de la letra porque se le proporcionaba más las criaturas de sexo masculino que a las niñas. Una alumna de un seminario de Psicoterapia compartió haberse sentido muy molesta con su hermana menor, durante una reunión familiar porque a la hora de servir las viandas, al guisado de su mamá no le puso carne; cuando le reclamaron ella contestó: A mi mami nunca le ha gustado la carne, recuerdo que cuando éramos chicas, nunca la comías. La madre entre: sorprendida, enojada, divertida y confusa respondió: No me servía porque no alcanzaba, no porque no me gustara. 

En relación con los chicos las cosas han sido diferentes desde hace milenios, sin duda podrán recordar que se insistía y todavía acontece en que debían sobresalir en cualquiera de las actividades que realizaran; se les animaba y a veces se les exigía en triunfar a costa de lo que fuera.

Cuando surgen las diferencias o disgustos en las reuniones femeninas los gritos pueden menudear pero, hasta ahí; en contraste entre varones, de los gritos y los empujones se pasará a los golpes quizás por ello Armando Chulak define a la Bofetada como Opinión manual. Aunque debe quedar claro que lo anterior no puede generalizarse, ellas tienen un mejor manejo del lenguaje y por eso pueden arreglar los disgustos por medio de las palabras, en cambio el varón, menos dado al diálogo y entrenado para la inmediatez gira hacia la violencia. Por cierto el 27 de diciembre del 2012 en el periódico El País se publicó un artículo donde se señala que el sacerdote italiano Piero Corci quien oficia en la iglesia de San Terenzo en Lerici provincia de Spezia señaló … las mujeres se buscan la violencia hacia ellas por provocar a los hombres (2). O séase que yo, pobre hombre si reacciono de manera violenta no soy culpable pues como canta el filósofo Luis Miguel UD es la culpable. Otro sacerdote más que en vez de mensajes de paz enciende le atiza a la hoguera.

De regreso al tema, Franz de Waal, primatólogo y etólogo holandés, profesor de Psicología en la Universidad de Emory y director del Living Links Center en el Yerkes National Primate Research Center en Atlanta y a quien en el 2007, la revista Life elegido como uno de los 100 científicos y pensadores más importantes de ese año, asegura que la empatía la compartimos con antropoides entre los que destacan los bonobos, él dice que: El núcleo de la empatía es el ser afectado, emocionalmente, por los demás; e insiste en que esta característica existe en especies diferentes a la nuestra, de modo que humildemente tenemos que aceptar que no somos el acmé de la Evolución, somos una más de las especies existentes. Franz de Waal, comenzó a estudiar el tema desde los noventas del siglo pasado y después de él otros han replicado investigaciones similares pero, las han realizado con otro tipo de animales como: ratones, monos, simios, elefantes o delfines. Dicho autor habla de contagio emocional cuando el estado emocional de un individuo hace que otro adopte un estado igual o similar; una criatura que observa llorar a otra puede, al cabo de un corto tiempo romper en lágrimas; películas como El campeón (para los internacionales) y Nosotros los pobres (para los nacionales) también ejemplifican lo antes mencionado.

Se acepta con relativa facilidad que hay una identificación con los sentimientos de miembros de la misma especie; como los monos Rhesus descritos por Weckhin y Masserman que dejaron de comer hasta cinco días al advertir que cuando jalaban una palanca que les daba comida, al mismo tiempo le producía una fuerte descarga eléctrica a otro mono. Quizás por eso incomode tanto comer en los restaurantes que se encuentran en las aceras de las calles y prefiramos aquellos donde está prohibida la entrada a vendedores pero sobre todo a limosneros, querámoslo o no Saca de onda, estremece, conmueve u lo que sea. 

Por ello puede parecer increíble aquel simio, descrito por de Waal que ayudó a un pájaro herido; el simio estaba en su jaula del zoológico una de cuyas paredes es de cristal, un pájaro que entró a la jaula se estrelló de forma tan violenta que cayó inconsciente al suelo, el simio lo recogió, le dio calor y cuando notó que despertaba o se reponía del golpe subió con él a la parte más alta de su jaula y tomándolo por las alas lo liberó, el ave voló. Que ayuden a un miembro de su misma especie puede ser más entendible que esta acción y si tienen curiosidad pueden entrar a Youtube donde encontrarán varios ejemplos de ayuda entre animales de diferentes especies.

Y regreso al periódico El País del 27 de diciembre del 2012 donde una nota menciona a un grupo de madres de Monserrat (3,000 habitantes) localidad de Valencia las cuales con el fin de recaudar fondos para el transporte de sus hijos (seis kilómetros distancia al colegio) hicieron un calendario erótico que ofrecen a cambio de donativos, ya juntaron lo suficiente para tres meses del siguiente año y esperan que los apoyos les ayuden a conseguir lo necesario (43,000 euros) para todo el 2013, no han habido comentarios machistas y la acción es digna de ser analizada y sólo eso porque ¿qué haría nuestra comunidad ante una acción semejante? Bueno quizás porque en nuestras tierras no tengamos urgencias de ese tipo. Pueden ver el calendario en: http://www.taringa.net/posts/noticias/15956364/Calendario-erotico-de-las-madres-de-Montserrat.html

Por todo lo antes mencionado resulta pertinente recordar lo dicho por Stephen Jay Gould: ¿Por qué habría de ser nuestra maldad el bagaje de un pasado simiesco y nuestra bondad únicamente humana? ¿Por qué no habríamos de ver continuidad con otros animales también en nuestros rasgos “nobles”. (3) Piénsese cuántas veces achacamos nuestros comportamientos agresivos a una herencia animal o nos sorprendemos cuando individuos de otra especie se comportan tiernamente. Para explicar esta tendencia de Waal usa el concepto Antropodenial, es decir, el rechazo, a priori de similaridad entre los comportamientos animal y humano. (4) Con gran frecuencia se nos olvida aquello de que, Si bien, no todos los animales son humanos, todos los humanos somos animales.

Debo admitir que no me satisface del todo el concepto de empatía, es decir, no basta con identificar lo que siente el otro, hace falta ir más allá y luego de saberlo preguntarme ¿qué puedo al respecto? y ¡Hacerlo!

Veo a la empatía como una especie de hipo que puede surgir de súbito y con mucha intensidad para, más temprano que tarde desaparecer, esto es, no necesariamente mueve a la acción es similar al dolor experimentado al golpearse el codo: muy intenso pero dura poco. Si no me lo crees responde:

  • ¿qué ha pasado con las muertes de Juárez y todos los feminicidios en nuestro país?
  • ¿con todos los asesinatos que con lujo de violencia, día a día, aun suceden en este México?
  • ¿y las muertes de las criaturas de la guardería del IMSS en Hermosillo?
  • ¿y los pobres que cada día son más numerosos?
  • ¿y la gente de Haití? y
  • mejor ya no le sigo.

Franz de Waal y otros investigadores han descrito episodios donde simios, elefantes, ballenas o delfines al ver que uno de sus semejantes está en problemas se lanzan en su ayuda ¿por qué lo hacen? ¿qué ganan con ello? ¿estamos frente al origen del altruismo? ¿es más redituable éste último que el egoísmo? ¿puede cultura modificar a natura?

Creo que si hay una herencia filogenética pero, también que podemos reforzarla sobretodo si enseñamos a nuestras criaturas a:

  • observar a los demás con atención,
  • sondear en los sentimientos y emociones que experimentamos, en vez de huir de ellos, es decir, atrevernos a sentir y nombrarlo,
  • tomar en cuenta los sentimientos ajenos y hacer algo al respecto que vaya más allá del conmovernos,
  • reconocer que nuestros actos tienen consecuencias, tanto en nosotros mismos como en otros,

Acciones de ese tipo ayudarán a que los hombres dejemos de ser analfabetas sentimentales porque querámoslo o no, en términos generales, ellas suelen ser más empáticas pero eso no significa que debamos continuar del mismo modo, dicho de otra manera los varones también podemos demostrar nuestros afectos y apoyar a los demás.

Bibliografía

  1. Las mujeres tienen más empatía que los hombres. Heraldo de Soria. Julio 13 del 2007.

  2. El País. Un cura enciende la polémica en Italia al culpar a las mujeres de feminicidios. Diciembre 27 del 2012

  3. De Waal Franz. Primates y filósofos. La evolución de la moral del simio al hombre. Editorial Paidós. España, 2007.

  4. Scarfo, Daniel. Animal y vida social: entrevista a Franz de Waal. Sábado 10 de noviembre de 2007. Lecturas imposibles. blogspot.com

  5. Bono Ferran. Las madres del calendario erótico logran fondos para el bus escolar. El País. Diciembre 27 del 2012.

 

 

 

Bipolaridad y sexualidad.

2005 diciembre 763

Sin duda alguna este es uno de los temas más novedosos en el terreno de la salud mental pues aunque el padecimiento ha existido desde hace mucho tiempo, tanto que los griegos hablaban de aquellos que padecían melancolía y de otros que eran coléricos; es hasta épocas muy recientes en que se ha denominado como Trastorno bipolar o Trastorno afectivo bipolar y querámoslo o no se ha puesto de moda; lo mismo que los diagnósticos retrospectivos pues se afirma que gente como: Abraham Lincoln, Winston Churchill, Ernest Hemingway y Francis Ford Coppola, entre otros, lo padecieron. Tampoco resulta raro escuchar (de manera muy discreta): Fulanito de tal, de seguro es bipolar porque …

Pese a que ya cuenta con una denominación más descriptiva y exacta, uno de los mayores problemas con los que nos topamos es, la dificultad para establecer a tiempo un buen diagnóstico. En otras épocas muchos de estos pacientes fueron diagnosticados y tratados por padecer depresión; por cierto los maestros clásicos decían que esta última era la enfermedad de las mil máscaras; ello obedecía a la gran variabilidad de sus síntomas. Durante mucho tiempo ha sucedido que a casi  cualquier episodio de tristeza más o menos prolongado se le etiquete como depresión y todavía es bastante frecuente escuchar que la gente, por cualquier malestar comenta Me siento depre.

Regresando al tema, aquellos pacientes diagnosticados como deprimidos después de varios días de tomar antidepresivos, cambiaban de forma dramática pues aquel enfermo que había pasado horas y horas en su cuarto llorando a mares que, si acaso hablada era para decir que deseaba dormir o que se suicidaría, de pronto se transformaba radicalmente; sus familiares al verlo lleno de energía y de ideas se entusiasmaban pues lo consideraban curado. No obstante, a muchos la pila y la irritación los desbordaba, ahora sabemos que ese exceso de actividades, esa fuga de ideas, esos delirios de grandeza y de inmortalidad eran parte de lo que en la actualidad se denomina Manía.

Hoy en día, los profesionales de la salud ya contemplan más esta probabilidad y por ello los pacientes reciben una mejor atención, sin embargo, uno puede invertir mucho tiempo revisando las distintas publicaciones científicas a nivel internacional para toparse con que el tema de la sexualidad del paciente bipolar apenas y se menciona. Lo anterior llama la atención porque con frecuencia, el médico en su consultorio dedica muchas horas  para tratar de hacerles entender a los familiares que el comportamiento sexual del paciente, aunque les parezca increíble fue involuntario. Por más que lo expliquen de diferentes formas resulta difícil convencerles de que la enfermedad y no la voluntad del paciente, es la principal causante de ese tipo de conductas.

&& 2 && DSC08401De nueva cuenta la ignorancia se hace presente pues sólo cuando la gente ha estudiado y comprendido de qué se trata este trastorno entenderá que, la impulsividad inconsciente lleva a los pacientes, a no medir las consecuencias de sus actos durante los episodios de Hipomanía y menos aun en los de manía. En esas instancias, el paciente se expone a riesgos que van desde:

  • contraer infecciones de transmisión sexual,
  • embarazos no deseados,
  • abuso sexual,
  • violación,
  • infidelidad y
  • promiscuidad entre otros, con las consiguientes consecuencias de culpabilidad, baja autoestima y problemas de pareja por mencionar sólo unos cuantos, en el ámbito de la sexualidad pero, recuérdese que igual existe el riesgo de la adicción.

Al mencionar abuso sexual o violación no se piense que sólo el o la paciente puede ser la víctima porque igual es factible que sea la parte agresora y eso implica la comisión de un delito, de modo que por ello es de vital importancia contar con un tratamiento integral que prevenga la aparición de los estados de manía.

Cuando haya salido de la crisis se enfrentará a la realidad de sus actos, algunos de los cuales no recordará y por ello aunque cueste trabajo aceptarlo, no siempre podrá hacerse responsable de su comportamiento anterior aunque sobre esto existen encendidas discusiones y se habla mucho de la prevención.

Está claro que sus actos quedan más allá de su voluntad, lo que haga en los periodos de hipomanía o manía, de ninguna manera se relacionan con su moral, su educación o sus principios, en esos momentos no existen límites pero requiere de la ayuda de otras personas para alejarse de los peligros potenciales.

Aun más, las pacientes con trastorno bipolar en edad reproductiva deben extremar precauciones en lo tocante al embarazo pues algunos fármacos pueden tener efectos teratógenos, es decir, pueden ocasionar problemas al feto y aunque eso no es cien por ciento seguro las probabilidades son elevadas. Lo ideal es que platique con su médico si es que, en verdad, desea embarazarse pues el régimen farmacológico deberá modificarse para brindar las máximas seguridades, tanto a la embarazada como al feto.

Todo mundo sabe que los embarazos no deseados pueden sucederle a cualquiera, sobretodo, si no se toman las debidas precauciones o como ya se mencionó, si esto acontece en un episodio maniaco o de hipomanía; si así ocurriera debe tomarse en cuenta el uso de la píldora del otro día y rebasado el plazo del fármaco se debe analizar, cuidadosamente, qué tan conveniente es continuar con el embarazo.

En relación a eso es inevitable que surjan un sin fin de cuestionamientos:

  • ¿qué tan conveniente es tomar decisiones de esta índole durante la fase maniaca?
  • ¿deberá esperarse a la fase post maniaca para actuar?
  • ¿sólo la paciente debe decidir sobre la conducta a seguir, por ejemplo, en un embarazo no deseado?
  • ¿las riesgos sexuales por un comportamiento maniaco deben ser tratados como si se tratase de una violación?

&& 3 && rhythm-253619

Desde el punto de vista del autor, los pacientes no deben tomar decisiones importantes cuando presentan crisis depresivas o de manía, lo ideal es canalizarlo con su psiquiatra para que ajuste, cambie o prescriba los medicamentos necesarios.

Formar pareja es algo esperado en sociedades como la nuestra, principalmente, si se es mujer; casarse es algo que pese a la taza de divorcios se sigue practicando y una vez que se forma la nueva familia es inevitable que aparezca el tema de la descendencia. Si la paciente con trastorno bipolar desea embarazarse debe acudir con su pareja a consulta y junto con el médico elegir la estrategia más conveniente tanto para ella como para el feto. Cuando se decida dar luz verde al embarazo se hará un programa de seguimiento pues se requiere de una estrecha vigilancia, deberá ponerse especial cuidado después del parto porque es una época en que una gran cantidad de mujeres (normales) presentan cuadros depresivos, tan es así que se habla de una Depresión postparto, las cuales pueden ser muy graves en estas pacientes, de nueva cuenta el tratamiento deberá ajustarse a su situación pues con gran frecuencia deberá amamantar a su criatura.

En el supuesto de que su médico no aborde el tema de la sexualidad, por las causas que sea, es muy recomendable que acuda UD con un profesional de la Sexología para que le asesore pero no piense que únicamente hablarán sobre problemas, por el contrario lo ideal es analizar de qué forma puede UD disfrutar su erotismo, ya sea de manera individual o en pareja pero, responsablemente. Es muy conveniente la asesoría en pareja porque de ese modo podrá hablarse de como la respuesta sexual suele afectarse por la depresión, los episodios de manía o hipomanía, los fármacos y los problemas propios de la convivencia en pareja. Con respecto a los medicamentos habrá algunos que ocasionen disminución de la respuesta sexual en todas sus fases, es decir, pueden disminuir el apetito sexual; lo mismo que la lubricación vaginal o la erección; retardar la eyaculación e incluso producir anorgasmia. La mayoría de las veces cuando se deja de tomar el medicamento desaparece la disfunción sexual, no obstante, no se trata nada más de dejar de tomarse la medicina, será el médico quien diga de qué forma se hará y de seguro le prescribirá otro. Es de especial importancia tener esto en cuenta porque con gran frecuencia, cuando se abandonan de súbito los antidepresivos es muy factible que se presente un cuadro de manía.

De igual importancia resulta considerar que algunos medicamentos pueden causar aumento de peso y eso, al alterar la imagen corporal ocasiona baja autoestima. Cabe la probabilidad de que la persona, sobretodo si es mujer, se sienta mal porque su figura ya no es la de antes y por ende deje de sentirse atractiva.

En términos generales la mayoría de la gente tiende a pensar que lo característico en este padecimiento es un estado de hipersexualidad, casi nunca piensan que puede irse al otro extremo, es decir, a la abstinencia más pronunciada y mucho menos que pueda estar en rangos considerados como normales.

Tome en cuenta que cuando los pacientes cumplen con el tratamiento farmacológico al pie de la letra, evitan el consumo de estimulantes, cuidan tanto sus hábitos alimenticios como los de sueño y asisten a psicoterapia es muy probable que mantengan alejados los estados depresivos y los de manía.

&& 4 && drunken-40363_1280

En este padecimiento como en otros, existen algunas diferencias genéricas, por ejemplo, es más factible que ellos tengan problemas de adicción y ellas con los alimentos, por cierto, algunas mujeres que se consideran tuvieron este padecimiento fueron: Virginia Woolf, Emily Dickinson, Anne Sexton y Sylvia Plath entre otras.

Para enfatizar la importancia de cumplir con el tratamiento podría decirse Más vale prevenir que … daño cerebral, porque en diversas investigaciones se ha señalado que la repetición de las fases de manía pueden causar daño neuronal.

Quienes no tienen mayores conocimientos sobre el tema en cuestión vale la pena que lean o vuelvan a leer algunos libros porque como señala Kraus Reflexionemos en la enfermedad como literatura y entendamos que, al lado de la parafernalia médica, la literatura y las artes son una de las vías para primero entender y luego penetrar la patología. No en balde hay escuelas de medicina donde se incluyen talleres de teatro y lectura de poesía como materia obligadas en la formación profesional. La lectura cuidadosa permite conocer algunos de los rasgos patológicos de los personajes y un buen libro siempre enriquecerá a la persona pues como decía Gregorio Marañón, endocrinólogo y científico madrileño Y el médico que sólo sabe de Medicina, ni Medicina sabe, lo cual puede ser aplicado a todas las áreas del saber pero en especial a la nuestra. El Dr. Navarro agrega: “Para alcanzar el entendimiento, los grandes textos resultan de escasa utilidad. Cierto es que los cuadros sintomáticos, los signos clínicos y los resultados de las pruebas complementarias vienen recogidos con extraordinaria minuciosidad en el Farreras-Rozman o en el Harrison; pero rara vez ocurre igual con los sentimientos o las sensaciones más íntimas del paciente. Si esto es lo que buscamos, más nos vale volver la vista a quienes mejor han sabido observar, interpretar y expresar los entresijos de la psique humana: los grandes escritores de la literatura universal, por ejemplo; o, también los grandes pintores del arte. Por todo lo anterior les invito a sumergirse en una de las grandes novelas de todos los tiempos Crimen y castigo de Fedor Mijalovich Dostoiewsky (1821-1861) donde describe la vida de Rodión Romanovitch Raskolnikov, quien a veces es presa de largos periodos donde contempla su mundo desde la más absoluta de las tristezas pero, igual presenta periodos que él mismo describe como muy febriles donde sus pensamientos y sus actos se suceden a gran velocidad. Alterna periodos en los que se siente sumamente desgraciado con otros en los que se siente como un hombre extraordinario. A sus rasgos de carácter debe agregarse que su vida se desarrolla en ambientes poco favorables y eso es de vital importancia.

&& 5 && sherlock-holmes-462978.jpg

El médico escocés Sir Arthur Ignatius Conan Doyle (1859-1930) creó a Sherlock Holmes peculiar detective que le confesaba al Dr. Watson Suelen acometerme malos humores, que me duran varios días, y durante los cuales no abro la boca. Nada de incomodarse entonces conmigo; basta con dejarme, e insensiblemente vuelvo a mi estado normal. Aparte de los cambios tan dramáticos del  estado de ánimo, pasaba de depresiones intensas a la mayor actividad, por cierto Holmes consumía morfina.

Heathcliff, así nomás, es un nombre conocido por muy pocas personas, quizá sólo por aquellas que leyeron la novela de la británica Emily Brontë (1818-1848) o vieron la película Cumbres borrascosas. Desde su nacimiento, su vida estuvo marcada por la adversidad y llama la atención que los innumerables altibajos emocionales sufridos por Heathcliff a veces le ocasionaban periodos de tristeza y aislamiento pero también que, a veces respondía con infinita violencia sin importar quien resultase dañado.

&& 6 && sculpture-670111

Si considera que esto es demasiado antiguo puede volver la vista a la música y sobre todo a la del Jazz porque, el mundo de este género musical siempre ha estado rodeado por una aureola de misterio pues una gran cantidad de compositores o ejecutantes han captado la atención del público debido a numerosas razones entre las que sobresalen aquellas relacionadas no sólo con sus dotes artísticas sino también con sus conductas, las cuales cubren un amplio abanico que va de lo peculiar a lo patológico. Estremece lo afirmado por Hirschfeld et al: Desafortunadamente los trastornos del espectro bipolar no son ni reconocidos ni diagnosticados, en gran parte, debido a la amplia variedad de síntomas que incluyen: conducta impulsiva, abuso de alcohol y otras substancias, fluctuaciones en sus niveles de energía y problemas legales. Estos problemas con frecuencia no se atribuyen al trastorno bipolar. Las consecuencias de la dilación y el mal diagnóstico pueden ser devastadoras.

Charlie Parker (Bird) (1920-1955) aun es considerado no sólo como el más extraordinario saxo alto que ha existido sino también como el mayor improvisador de jazz de todos los tiempos; sus seguidores querían imitarlo en todo hasta en el consumo de heroína. Tuvo dos intentos de suicidio y murió a los 35 años, se afirma que en el certificado médico se consignó que la edad aparente era de 60 años. Llama la atención que alguien tan creativo haya realizado tantas cosas en pro de su autodestrucción. Vale la pena escuchar: Summertime, Night and Day, Antrhopology entre muchas.

Thelonious Monk (1917-1982) Pese a no haber estudiado música fue un espléndido y prodigioso pianista, su biógrafo Kelley señala: Aunque tomó más de dos décadas antes de que los doctores diagnosticaran correctamente a Monk como bipolar, ya había comenzado a exhibir los síntomas clásicos del desorden y los síntomas ocurrieron más frecuentemente en los años siguientes. En 1972 su vida dio un giro impresionante y se enclaustró en un mutismo que duró cerca de10 años, poco antes de morir dijo algo que podría haber encajado en su epitafio: Soy famoso pero, no más que una perra. Algunas piezas que vale la pena volver a escuchar son: Blue Monk; Round about midnight y Straight no chaser.

John Francis Anthony Pastorius (1951-1987) como varios extraordinarios músicos también fue autodidacta; se desempeñó como bajista, arreglista y compositor. Modificó el bajo eléctrico a tal grado que incluso le cambió las cuerdas, es innegable que le dio nueva vida a este instrumento que tradicionalmente se consideraba como de simple acompañamiento. Él se convirtió en el primer y máximo solista del bajo eléctrico. Diagnosticado como Maniaco depresivo dejó el tratamiento porque me entorpece los dedos y no puedo componer. Spencer comentó: Desafortunadamente su carrera estuvo marcada por conductas bizarras como resultado de su psicosis maniaco depresiva y el abuso del alcohol. En una de las tantas ocasiones en que vagabundeaba se molestó porque no lo dejaron entrar a un bar, el guardaespaldas del local le dio tal golpiza que falleció unos días después, a la edad de 36 años.  Alguna de sus mejores piezas son: A protrait of Tracy, The Chicken, Bass Solo Montreal Jazz Festival 80’.

La sexualidad de los jazzistas antes citados, durante las fases de manía fue errática y compulsiva pero además sus adicciones les hicieron vivir en un mundo, a todas luces destructivo.

&& 7 && thumb_DSCN0674_1024

Algunos tips para personas con Trastorno Bipolar:

  • Resulta de fundamental importancia aceptar mi condición lo cual no significa que me resigne a esperar a ver cómo evoluciona el padecimiento por si solo, es una actitud relacionada con mi realidad,
  • Dejar de negar, es decir abandonar la inmovilidad, acudir en busca de ayuda profesional pero, más que nada, de un especialista,
  • Tan pronto se establezca el diagnóstico de Trastorno bipolar se deberá seguir el tratamiento y tener presente que en ocasiones es hasta después de varios intentos que se encuentra el que es mejor,
  • Resulta indispensable informarse, de la manera más completa lo que implica tener este padecimiento,
  • Tener bien claro cuáles son los principales síntomas,
  • Adquirir conocimientos actualizados servirá para erradicar falacias y es muy recomendable compartirlos con las personas más cercanas,
  • Dado que durante los estados de hipomanía o manía se pueden adoptar conductas riesgosas, me pondré de acuerdo con gente de mi entera confianza para que me lo señalen y hagan lo conveniente para que no corra riesgos,
  • Si tengo pareja es de vital importancia hablarle de mi enfermedad y proporcionarle el material adecuado para que la conozca lo más a fondo posible,
  • Responsabilizarme de la forma como sigo el tratamiento y no esperar que otros lo hagan por mi,
  • Llevar una bitácora respecto a mi conducta servirá para conocerme mejor, podré identificar anomalías o ciclos y a mi médico le ayudará a tener un mayor conocimiento de mi caso.

El Trastorno Bipolar es una enfermedad que puede tener graves consecuencias si pasa desapercibida pero en la actualidad se cuenta con herramientas que permiten su identificación y además existe una gran cantidad de estrategias para hacer más llevadera la vida del paciente y de la gente que le rodea. Uno de los grandes descubrimientos, en torno a este padecimiento ha sido el de los fármacos clasificados como estabilizadores del humor porque mantienen alejadas tanto a la depresiones como a las hipomanías y manías, sin embargo, es recomendable que la gente siga las indicaciones de su médico y de ser posible también se involucre en un proceso terapéutico, entre los cuales sobresale la Psicoeducación.

En términos generales puede decirse que ya no hay excusa para sufrir el Trastorno Bipolar, es preferible asumir que se puede vivir mejor pero esto requiere hacerse responsable de uno mismo.

Bibliografía

  • Adriane R. Rosa et al. Predictores clínicos del funcionamiento interpersonal en pacientes bipolares. Revista de Psiquiatría y Salud Mental. 2009;2(2):83-88.
  • Bartholomew Cate L. The Prosecution’s Response to the Use of Bipolar Disorder as an Excuse for Sexually Abusing Child. UPDATE. National Center for Prosecution of Chil Abuse. Volumen 19. Number 9. 2006.
  • Benabarre A. et al. El trastorno bipolar. Fundación BBVA. Clínic Hospital Universitari
  • Bobes J, Dexeus S y Gibert J.  Psicofármacos y función sexual. Ediciones Díaz de Santos S. A. España, 2000.
  • Brontë, Emily. Cumbres borrascosas. Editorial De Bolsillo: 73. México, 2010
  • Colom Francesc and Vieta Eduard. Psychoeducation Manual for Bipolar Disorder. Cambridge. www.cambridge.org
  • Doyle, Conan. Un crimen extraño. En: Aventuras de Sherlock Holmes. Editorial Porrúa:5. No. 341. México, 1982.
  • Dupont Villanueva Marco Antonio. Trastorno bipolar. Editorial Alfil. México, 2006.
  • Hirschfeld, Robert, M.A. et al. Development and Validation of a Screening Instrument for Bipolar Spectrum Disorder: The Mood Disorder Questionnaire. American Journal of Psychiatry. 2000; 157:1873-1875.   http://www.pdhealth.mil/Development_Validation_of_Screening_Instrument_for_Bipolar_Spectrum_Disorder.pdf
  • Kelley, Robin, D.G. Thelonious Monk: the life and times of an American original. Free Press, New York. 2009:215
  • Kraus, Arnoldo. La enfermedad como casa y escritura. La Jornada Semanal. 2006. No. 605. Domingo 8 de octubre.
  • Miklowitz David J. The Bipolar Disorder. Survival Guide. The Guilford Press. USA, 2002.
  • Navarro, Fernando. Comprender la enfermedad con la ayuda del arte. TREMÉDICA. Asociación Internacional de Traductores y Redactores de Medicina y Ciencias Afines. http://www.tremedica.org/jornadas-conferencias/presentacion_charlas.pdf
  • Pérez Ybarra Rafael. El 40% de las personas con trastorno bipolar están mal diagnosticadas. Jano.es 2008, enero 25.
  • Reiser Robert P y Thompson Larry W.  Trastorno bipolar. Editorial Manual Moderno. México, 2006.
  • Spencer, Frederick, J. Jazz and death: medical profiles of jazz greats. Univ. Pr. of Mississippi.USA, 2002:75
  • Treating the High and Lows of Bipolar Adults. Sexual Health Issues in Women with Bipolar Disorder. www.homestudycredit.com/courses/contentBA/secBA22.html

 

¿Existe la adicción sexual?

El tema, aunque no puede decirse que sea nuevo se ha puesto de moda pese a no contar con un buen sustento desde el punto de vista científico pero como llama tanto la atención, los medios lo han recibido con beneplácito pues resulta muy atractivo para todo tipo de auditorio. Desde hace mucho tiempo se ha hablado de él sólo que usando términos como: Ninfomanía y Satiriasis.

El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) da el siguiente significado para Ninfómana: mujer que padece de ninfomanía.

Pero en Ninfomanía nos remite a buscar Furor uterino y dice el respecto: Deseo violento e insaciable en la mujer de entregarse a la cópula. Resulta interesante el rodeo que da el diccionario pero de acuerdo a su definición la conducta compulsiva de la fémina en cuestión nada tiene que ver con la masturbación.

El mismo diccionario dice respecto a Satiriasis: Estado de exaltación morbosa de las funciones genitales, propio del sexo masculino.

&& 1 && woman-74596

La adicción sexual también se ha denominado:

  • Hiperfilia (Money, 1980)
  • Trastorno hipersexual (Krueger & Kaplan, 2001; Stein & Black, 2000; Stein, Black, & Pienaar, 2000),
  • Trastorno relacionado con parafilia (Kafka, 1991, 2007),
  • Conducta sexual compulsiva (Black, 1998, 2000; Kuzma & Black, 2008),
  • Adicción sexual  (Carnes, 1983, 1990, 1991),
  • Conducta sexual impulsiva-compulsiva  (Raymond, Coleman, & Miner, 2003),
  • Conducta sexual fuera de control (Bancroft, 2008).

Ninfomanía y Satiriasis prácticamente ya no se usan por los profesionales serios y sólo permanecen en el anecdotario, los términos arriba enlistados pretenden ser menos peyorativos y más descriptivos pero resulta claro que no existe uniformidad en sus apreciaciones.

El uso del adjetivo Adicción tampoco resulta muy afortunado porque de acuerdo con el DRAE significa:

  1. Hábito de quien se deja dominar por el uso de alguna o algunas drogas tóxicas, o por la afición desmedida a ciertos juegos.
  2. Asignación, entrega, adición.

El Diccionario de la Universidad de Salamanca resulta un poco más útil porque dice:

  1. (Psiquiatría/Psicol) Dependencia hacia el consumo de sustancias; deseo compulsivo por una actividad o relación.

Ya no se circunscribe a una sustancia o a un juego habla de una compulsión, sin embargo, algunos autores señalan que antes de emitir juicios en torno al comportamiento sexual sería necesario establecer parámetros claros sobre lo que puede entenderse como Normal lo cual se dificulta porque un gran número de personas concibe lo normal desde el punto de vista Valorativo (lo que es bueno, sano o deseable) y no desde el punto de vista estadístico (basado en la frecuencia) por tanto, en vez de opinar en base a datos concretos y precisos se emiten juicios de valor.

Para algunos autores estas persona actúan de esa forma debido a que tienen un intenso temor a relacionarse románticamente, estos autores prefieren hablar de Conductas sexuales fuera de control.

Se desconoce su causa lo mismo que su tratamiento. Un dato interesante es que 3 a 6% de la población en EUA lo padece. (1)

Sexualidad compulsiva: conducta insistente, compulsiva, repetitiva, intrusiva, es un impulso no deseado a realizar actos específicos frecuentemente en actos ritualizados. (Kalichman y Rompa, 1995).

Patrón de participación en actividades sexuales de forma persistente y en escalada con  potenciales consecuencias negativas para si mismo y otros o el impulso para participar en tales actividades. (National Council on Sexual Addiction and Compulsivity)

Conducta peligrosa por riesgo de infecciones de transmisión sexual (ITS) que pueden llegar a ser mortales.

Por supuesto la gente comenta algunas causas para la existencia de esta conducta pero quien tiene este comportamiento con frecuencia argumenta:

  1. Mi apetito sexual ha interferido en mis relaciones,
  2. Mis pensamientos y conductas sexuales causan problemas en mi vida,
  3. Mis deseos de tener sexo irrumpen mi vida diaria,
  4. Con frecuencia fallo en mis compromisos a causa de mis conductas sexuales,
  5. A veces me siento tan excitado que podría perder el control,
  6. Me sorprendo pensando en cosas sexuales en mi trabajo,
  7. Pienso que los pensamientos y sentimientos sexuales son más fuertes que yo,
  8. Tengo que luchar para controlar mis pensamientos y conductas sexuales,
  9. Pienso en el sexo más de lo que quisiera,
  10. Es difícil para mi encontrar parejas que quieran tener tanto sexo como yo quiero. (2)

Hipersexualidad parece ser un término más neutral.

Groneman (2000) pregunta:

  • ¿cuánto sexo es mucho?
  • ¿cuánto es suficiente?
  • ¿quién lo decide?

Para que se considere Trastorno Hipersexual debe cumplir con:

A) Debe tener al menos 6/12 de fantasías sexuales intensas y recurrentes; urgencias o comportamientos sexuales relacionadas con tres o más de los siguientes criterios:

  1. El tiempo consumido por la fantasías, urgencias o conductas sexuales repetitivas interfiere con otras (no sexuales) metas, actividades y obligaciones,
  2. Participaciones repetitivas en fantasías, urgencias y conductas sexuales en respuesta estados de ánimo disfóricos (ansiedad, depresión, aburrimiento, irritabilidad),
  3. Engancharse repetitivamente en fantasías, impulsos o conductas sexuales en respuesta a eventos estresantes,
  4. Repetitivos pero inútiles esfuerzos para controlar o disminuir significativamente las fantasías, impulsos o conductas sexuales,
  5. Engancharse repetidamente en conductas sexuales sin tomar en cuenta el riesgo físico o emocional para sí mismo o para otros,
  1. Existe angustia personal física significativa o deterioro social, ocupacional o de otras áreas importantes relacionadas con la frecuencia e intensidad de esas fantasías, impulsos o conductas sexuales,
  2. Esas fantasías, impulsos o conductas no son debidos al efecto fisiológico directo de substancias externas (drogas adictivas o medicación).

&& 2 && help-66606

Después de lo antes mencionado es evidente que los investigadores no logran ponerse de acuerdo pero, la conducta existe, se le llame como se le llame. Sin embargo, es necesario tomar en cuenta que no porque alguien disfrute viendo páginas con material sexualmente explícito (pornografía) en internet eso le convierte en un enfermo; las cosas se complican cuando el individuo manifiesta que no tiene control de sus impulsos o que necesita realizarlos porque de lo contrario la angustia le hace sentirse muy mal, es en esos casos cuando el individuo requiere asesoría por parte de un especialista que maneje ese tipo de cuadros.

Que una persona prefiera recurrir a la pornografía para masturbarse en vez de estar con su pareja o que alguien sea capaz de pagar a una sexo-servidora en vez de tener relaciones sexuales con su cónyuge son conductas que han existido desde tiempos inmemoriales y cuando ha ocasionado problemas las personas involucradas lo han resuelto de diferentes maneras.

Llaman la atención aquellos casos en los que el individuo pierde el control de su conducta, puede tener problemas: de pareja, familiares, laborales, legales, de salud y económicos, entre otros a causa de  un comportamiento que puede clasificarse como compulsivo. Existen tratamientos que les ayudan pero deben ser integrales pues es necesario que la pareja también participe pero, vale la pena que ella mejore su autoestima, asertividad y toma de decisiones.

Bibliografía

  1. Staff Reporter. (2010) Sex addicts fear intimacy: study. AFP Global Edition.
  2. Sandfordt, Theo, G.M. (2004) Sexual compulsibity among heterosexual college students. The Journal of Sex Research. November, 1.
  3. Diagnosis, assessment, and treatment of hypersexuality.