Archivo de la etiqueta: sexualidad

La confusión de los sentimientos

NOTA: Me tocó cerrar el IX Congreso de CONAPEP en Ixtapa Zihuatanejo, las conferencias previas, lo mismo que los talleres habían sido excelentes y el tema de la Diversidad sexual había sido tratado exhaustivamente, la realidad es que poco quedaba por agregar, además el encanto de la playa, el sol y … Por ello decidí tratar de captar la atención y antes de comenzar les dije: 

Acabo de tener una experiencia muy desagradable porque al ir a mi cuarto y revisar la computadora no encontré la conferencia que me tocaba dar el día de hoy; en lugar de ese archivo me topé con un mensaje, donde se me pedía amablemente, pero con firmeza, leer el siguiente documento, acompañado de una serie de imágenes, lo que haré a continuación. Es por eso que la conferencia no es la que anuncié: De los perversos a los diversos si no ésta que me han impuesto:

La confusión de los sentimientos

Reflexionar en torno a cómo me siento es algo difícil, me cuesta trabajo describir lo que me sucede, quizás lo más cercano encaja con el título de uno de los libros de Stefan Zweig La confusión de los sentimientos. En efecto, es como una vorágine pues han existido momentos en que he transitado por la vida como si nada. En otros, me he identificado con lo que hacían los demás; hubo épocas en que admiraban mis actos, pero a veces he sido juzgado y considerado como alguien no solo  malo si no también despreciable.

Caín de Martín Boneo (1869).

La leyenda más cercana a mi es la del Judío errante. Nadie puede saber mi edad y yo menos que nadie pero mis recuerdos son tantos que se pierden en la noche de los tiempos. Resulta difícil que alguien crea lo que a continuación contaré, pero no me importa porque esto lo escribo para mi, no lo hago para justificarme o para pedir perdón, lo hago con la intención de saber el por qué y el para qué de ciertas conductas que he tenido, pero también para ver si averiguo a qué obedecen las reacciones de los demás, pues con gran frecuencia resultan inexplicables ya que van de la aceptación a la tolerancia, pero también a la condena, al señalamiento, al castigo, al intento de curación y finalmente, a una tolerancia forzada.

Me doy cuenta que La confusión de los sentimientos encaja perfecto en esta narrativa pero, no solo para mi si no también para quienes escuchen mi relato pues a veces mi voz tiene tonos de todas las edades, posiciones sociales, creencias religiosas, grados académicos e incluso a veces es de hombre y en otras de mujer. Es como si hubiera vivido a lo largo de la historia de la humanidad y quizás sea cierto pues, recuerdo cosas que incluso no aparecen en los libros. Pero basta de introducción iré a los hechos o mejor dicho evocaré mis recuerdos de la manera más fiel posible.

Mi memoria se remonta a una época tan antigua que las vestimentas eran muy distintas a las actuales, apenas fragmentos de pieles usados por si bajaba la temperatura. Cuando una hembra me atraía, me acercaba en busca de señales para averiguar  si sentía lo mismo que yo pero, estaba al pendiente de que no hubieran otros machos deseosos de lo mismo porque entonces tendría que pelear; si nada se interponía, satisfacíamos, quizás muy rápido, lo que ahora se describen como instintos. Es interesante comentar que con frecuencia nos escondíamos, no tanto por vergüenza si no para estar a salvo de competidores y de depredadores ¿cuánto tiempo las cosas fueron de ese modo? no lo recuerdo pero, de manera gradual comenzamos a hacer cosas, no necesariamente para buscar la preñez, las hacíamos porque nos producían placer; estoy seguro que no era el único. No se piense que era una época romántica donde todos se amaban y ayudaban, en realidad se echaban la mano, pero no todos y desde entonces ha sido importante la reciprocidad pues de lo contrario, al individuo que trataba de aprovecharse de los demás lo hacían a un lado y corría el peligro de perecer.

 

Bisonte en la cueva de Altamira, España

En la medida que se satisfacían las necesidades elementales, es decir, las necesarias para sobrevivir, la gente dispuso de más tiempo para si misma, poco a poco surgió el ocio y de ese modo el tiempo se ocupó para otras actividades como pintar partes del cuerpo en paredes de las cavernas o dibujar animales a manera de invocación para cazarlos más tarde, pero también otros en plena cópula y por supuesto para fabricar objetos a manera de adorno o para brindar satisfacción.

A mi juicio, el deseo sexual forma parte de todos nosotros y durante miles de años se satisfizo de forma similar a la de las otras especies, es decir, actos rápidos como las ya descritos en donde la descarga del macho le producía alivio y le permitía pasarla cómodamente hasta la siguiente vez en que le dieran ganas y hubiese con quien aliviar dicha urgencia. No todos los individuos tenían con quien unirse pero otros tampoco deseaban unirse a alguien y ello contribuyó a que idearan otras formas de satisfacer su apetito sexual, tantas como grande era su imaginación; lo que aun no entiendo es si los modos de satisfacerse surgen  de forma espontánea en los individuos o es algo aprendido, lo más probable es la existencia de ambas explicaciones. Esas estrategias para aliviar la tensión sexual eran, la mayoría de la ocasiones temporales y solo unas cuantas personas las elegían para no formar pareja; me parece que la gran mayoría de los individuos las ha incorporado a su repertorio erótico pero no lo mencionan, pese a lo placentero que resultan por las razones que poco a poco surgirán en mi relato.

Conocí la Grecia clásica aquella de los grandes filósofos (occidentales), inventores de la democracia aunque la mayoría de sus logros se debieron a los esclavos que trabajaban para ellos; como no los consideraban seres humanos podían hacerles (literalmente) lo que se les antojara. Los helénicos eran bastante flexibles en lo tocante a su erotismo, por ejemplo, se aceptaba que un maestro tuviera un pupilo a quien debía transmitirle sus enseñanzas (de todo tipo) siempre y cuando fuera joven, tan pronto adquiría rasgos de adulto cesaba esa relación; aquí entre nos algunos gastaban bastante en afeites para conservar a sus pupilos el mayor tiempo posible, algo así como Hasta que la barba nos alcance.

 

Trasladaré mi memoria un poco más adelante, quizás unos 50 años antes de nuestra era cuando goberné una villa de Jonia (actualmente conocida como Turquía), pertenezco al gran Imperio Romano el cual sometió a muchas naciones; las ansias de conquista del pueblo romano nos llevaron a viajar por rumbos infinitos y por cierto, nuestras huellas han sobrevivido a las inclemencias del tiempo. Era amo y señor de todo lo existente en esa ciudad pues mi potestad era absoluta, podía hacer uso a mi antojo de todo lo que sobrara, después de mandar el tributo al César. Unas centurias más tarde Lord Acton dijo, con toda la razón: El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, en el inter, simple y sencillamente, lo puse en práctica. Admito que, guardadas las proporciones puede decirse lo mismo de mi que de Julio César Es hombre de todas las mujeres y mujer de todos los hombres. De seguro él aprendió en tierras asiáticas que el placer sexual no sólo lo brindan las mujeres a los hombres sino también de varón a varón y los refinamientos que tienen estas personas son tales que pueden hacerte enloquecer. Cuando uno se encuentra en esos trances, es decir, cuando todos los sentidos se agudizan nadie piensa ni en el amor ni en la reproducción. A lo largo de todos estos siglos he comprobado que disfruto no nada más con lo que me hacen, el que yo haga, también puede ser sumamente placentero pero de nueva cuenta las dudas crecen hasta hacerse insoportables. Vi que algunas personas disfrutaban cosas que otros les hubiesen producido mucho dolor y también constaté que hacer cosas de ese tipo pueden llevarlo a uno al éxtasis. Habrá quien piense Ese tipo de cosas las gozan solo los poderosos, sin embargo, no es así; en mis ansias por conocer todo lo posible sobre el sexo y sus placeres me disfrazaba para acudir a los barrios más pobres de la ciudad; las tabernas con escasa luz se prestaban para que la gente hiciera lo mismo que en mi corte; contaban quienes ahí asistían (hombres y mujeres) que lo mismo pasaba en sus hogares, por eso creo que las quejas elevadas contra mi, no eran tanto por el abuso del poder o por mis aficiones y conductas sexuales, más bien eran por envidia  pues imagino que si hubiesen estado en mi lugar hubieran hecho, al menos, lo mismo.

Como un relámpago vino a mi mente la imagen de Liduvina de Schiedman quien nació en el siglo XIV en Holanda, en el seno de una familia muy pobre. A los 15 años debido a un accidente quedó paralítica y al igual que la mayoría de quienes padecen esos trances maldijo y renegó contra su suerte, su destino y su dios pero un sacerdote le dijo: ¿No sabes que Dios al árbol que más quiere lo poda, para que produzca mayor fruto y a los hijos que más ama, más los hace sufrir?, esas palabras la impresionaron profundamente pues a partir de ese momento no solo se resignó a soportar sus dolores si no que dedicó su sufrimiento a su dios para salvar a otros, padeció terribles malestares (según nosotros) pero ella aseguraba que los disfrutaba entre más fuertes fueran.

 

Ahora les contaré de Margarita María Alacoque quien nació en el siglo XVII en Janots Borgoña en Francia, la quinta de siete hijos, de un matrimonio de buena posición pero como su papá murió cuando ella tenía 8 años se vieron en apuros económicos; para complicar la situación sufrió terribles dolores (quizás artritis reumatoide), motivo por el cual, permaneció en cama de los 9 a los 15 años; un día, le pidió a la virgen María que la curara y como se alivió, en señal de agradecimiento ingresó a un convento. Era una chica buena pero muy delicada y bastante asquerosa, tanto que no le gustaban ni el queso ni los alimentos de olores fuerte, sin embargo, después de cuidar a una mujer que estaba muy grave escribió lo siguiente: Tan severamente me corrigió en este punto, que queriendo limpiar el vómito de una enferma, no pude librarme de hacerlo con mi lengua y tragarlo diciéndole, si tuviera mil cuerpos, mil amores, mil vidas las inmolaría por sujetarme a vos. Hallé desde luego tantas delicias en esta acción, que habría deseado encontrar todos los días otras semejantes para aprender a vencerme sin tener otro testigo que Dios. Por las caras de algunas personas aquí presentes, ya no relataré lo que hizo con aquella anciana enferma de disentería (diarrea sanguinolenta) pero, me llama la atención que por acciones como de ese tipo a esas dos mujeres, las santificaron y en cambio a nosotros por busca el placer …  

 

El infierno. El Bosco

La flagelación la instituyó Pierre Damien allá por el año 1000 y tuvo gran acogida pues consideraban los creyentes que esa Disciplina los alejaba del pecado, y los acercaba a dios. Por mecanismos, a todas luces incomprensibles para la mayoría, esas acciones dolorosas en un principio sumían en tal éxtasis a los practicantes que hubo una especie de epidemia y el número de penitentes creció de forma alarmante pero no solo eso pues del ámbito religioso pasó al escolar y fue hasta el siglo XX que en Inglaterra se prohibió su práctica. Me llama la atención que cuando la iglesia fue incapaz de controlar a los penitentes advirtió que esas acciones en vez de acercar a dios eran perversiones.

Estos cambios en la conceptualización de las conductas me han desconcertado, no hay acuerdos o cambian a veces de forma dramática.

En otra de mis vidas estuve preso en la cárcel por masturbador y porque me mostraba desnudo; yo tenía mucho miedo porque la ley era sumamente cruel con aquellos a quienes consideraba depravados o aberrantes pero, las cosas cambiaron porque un médico (alemán) muy elegante platicó con muchos de nosotros y publicó el libro Piscopatía sexual, más tarde supe que se llamaba Richard von Krafft-Ebing. En su texto proporciona nuestros datos generales y luego menciona aquello de lo que se le acusa o le preocupa porque, incluyó relatos de muchos de sus pacientes, sin embargo, esas partes las escribió en latín de seguro para que solo unos cuantos (médicos, sacerdotes y abogados) las entendieran, más nunca imaginó que las ventas de los diccionarios Latín/Alemán se incrementarían notablemente. Krafft-Ebing consideraba perverso al individuo cuyo instinto sexual se alejara de Las leyes de la naturaleza, es decir, de la procreación, eso era un cambio, pero muy pequeño, más bien una especie de maquillaje pues ya no éramos pecadores, de súbito nos habíamos convertido en enfermos pero por los mismas causas que las religiosas, quiérase o no por darle más peso al placer que al embarazo.

Imaginatory portrait of the Marquis de Sade by H. Biberstein in ”L’Œuvre du marquis de Sade”, Guillaume Appolinaire (Edit.), Bibliothèque des Curieux, Paris, 1912. {{GallicaPic|NUMM-206645}}

Karfft-Ebing creó los términos de Sadismo después de leer algunas de las obras de Donatien Alphonse Françoise el Marqués de Sade y también el de Masoquismo inspirado en Venus con abrigo de pieles escrita por Sacher Masoch. A partir de 1886 año en que se publicó Psicopatía sexual hubo una especie de fiebre por el tema y las perversiones como las llamó fueron incontables; vaya empeño en buscarlas por doquier, en descripciones minuciosas enriquecidas, quizás por las fantasías del investigador. A veces me pregunto si eso ¿no será también una perversión?

Después de recobrar mi libertad me fui a Viena donde un médico daba consulta (bastante cara) a quien su madre, cariñosamente llamaba Sigi y cuya fama ha persistido hasta la actualidad, ignoro si cuenta con más seguidores que detractores pero estaba de moda y por eso le consulté; me sometí a psicoanálisis durante varios años; yo me la pasaba tendido en ese diván hablando siempre, él dijo pocas cosas durante todo ese tiempo pero me llamó la atención cuando comentó: “Sus problemas provienen de no haber conseguido un adecuado desarrollo de la infancia a la madurez, eso le impide alcanzar la meta ideal de hacer el sexo con una mujer”; cuando le dije que no entendía eso de no estar enfermo pero que no me desarrollé bien en la infancia, me aclaró, desde ese lugar donde no podía verlo, que todo mundo tenía aspectos perversos los cuales se tornaban en un problema cuando se volvían un fin en si mismos e impedían la sexualidad madura. Como supuse que la sexualidad madura para él significaba tener relaciones heterosexuales con el fin de engendrar hijos decidí suspender mi psicoanálisis y aunque dijo que esas eran resistencias me despedí de él, de la hermosa Viena y me trasladé a Berlín con el fin de conocer la obra de un médico muy culto quien allá por 1907 propuso la creación de una rama del conocimiento llamada Sexualwissenschaft y que UDS conocen como Sexología, decía que se relacionaba con disciplinas como: Biología, Antropología, Etnología, Filosofía, Historia, Literatura, Medicina y otras. Enfatizaba en que hablar de aberraciones o perversiones era un equívoco debido a la ignorancia pues esas conductas habían sido realizadas en otros tiempos y otros lugares; sugería a los médicos que en vez de patologizar se cultivaran más. Años más tarde un pionero de la Sexología en España (Gregorio Marañón) diría “Y el médico que solo sabe de Medicina, ni Medicina sabe”, estoy totalmente de acuerdo con él aunque haría extensiva esa propuesta, al menos, a todo mundo.   

Desde que tengo conciencia y créanme son miles de años, las guerras y otras acciones igual de violentas pero más cotidianas, me han parecido más perversas que mis conductas y acciones realizadas, solo o acompañado,  para obtener placeres eróticos indescriptibles.

 

Alfred Charles Kinsey (1894-1956)

 Alfred Charles Kinsey (1894-1956) 

En el siglo XX participé en unas entrevistas realizadas por un equipo dirigido por un biólogo estadounidense. Me convenció cuando dijo que sabía nada sobre sexualidad pues lo que hasta entonces se había escrito no era científico; en la primera investigación que él realizó participaron más de 5,000 hombres y unos años después realizó otra con un número similar de 5,000 mujeres. Aunque tuvo muchos detractores su obra ha influenciado a un sin fin de investigadores y me alivió un poco cuando comentó: biológicamente no hay ninguna forma de desahogo que yo considere anormal. Biológicamente no existe lo correcto ni lo incorrecto”. Me sentí bien pero nada más por un momento porque la sociedad seguía criticando y condenando lo que se alejaba de lo considerado como normal y respetable pese a que casi nadie lo cumplía; la hipocresía ha sido una constante y por eso es que vivimos bajo un doble sistema de valores.

Un poco más adelante participé en las actualizaciones de esos manuales reverenciados por los profesionales de la salud mental conocidos como DSM. La realidad es que han escrito mucho pero poco ha sido lo revisado (a fondo, con argumentos).Considero que se trata de un manual de buenas costumbres disfrazado de científico.

Parafilias fue el nombre que elegimos para substituir el de Desviaciones sexuales y desde entonces ya comienza a entenderse que no toda la gente con ese tipo de conductas padece un Trastorno mental.

Cuando estuve en el País de Gales platiqué con Jeffrey Weeks, de ese hombre me llamó la atención su basta cultura pero sobre todo que cuando tocamos el tema de las perversiones comentó: … “la ventaja de favorecer el término diversidad es que deja las preguntas importantes abiertas de par en par al debate, la negociación y la elección política”.

 

Alma Aldana, Francisco Delfín, Armando Lamadrid (qepd), David Barrios, Xabier Lizarraga, Rafel Mazín y Óscar Chávez.

 

Juan Luis Álvarez-Gayou RIP en 2017

Hace más de 30 años vine a México y me topé con la agradable sorpresa de que un grupo de sexólogos que en vez de perversiones hablaba de expresiones comportamentales de la sexualidad; enfatizaban que todo mundo tenía el potencial de efectuar esas conductas, las cuales podían incidir o no en el ámbito de lo erótico. Aseguraban que la variabilidad es inherente a los seres humanos pues somos individuos que cambiamos día a día. En referencia a la sexualidad y el erotismo señalaban: “todo está permitido, siempre y cuando quienes intervengan estén de acuerdo, no se vale hacer algo en contra de la voluntad de una persona”. Otro acierto suyo fue mencionar la existencia de dos marcadores, el primero en referencia a cuando ese tipo de comportamiento causa malestar a la persona y el segundo cuando el malestar afecta a otros, en esos casos valdría le pena intervenir desde el punto de vista terapéutico y en casos extremos recurrir a la ley. A ese grupo (Álvarez-Gayou, Lizarraga, Delfín, Sánchez, Aldana, Chávez, Araujo, Azuara, Barrios y otros) le pasó lo que a las granadas rojas cuando se caen del árbol, se partió y los granos volaron por todas partes, algunas semillas cayeron en buena tierra y crecieron. Si observan con cuidado, en estos días en este evento, se toparán con una que otra de esas personas.

Hace un par de años fui en calidad de oyente a la Universidad de California en Berkeley y tuve oportunidad de escuchar a una mujer cuestionadora y por demás interesante Judith Butler que ese día dijo: “El acto que uno hace, el acto que uno ejecuta, es, en cierto sentido, un acto que ya fue llevado a cabo antes de que uno llegue al escenario”. Butler pone el dedo en la llaga porque la gente tiende a realizar lo que le es impuesto, lo cual no necesariamente es lo que desea y eso, viéndolo con detenimiento resulta denigrante.

Finalmente, debo confesar que vine a este Congreso pero, dudo mucho que me identifiquen porque, no necesariamente soy ese desconocido  que, desde hace un buen rato te mira seductoramente; lo mismo puedo ser esa persona a la que conoces desde hace años que aquella con la que compartes la habitación o una de las que está en tu derredor. En fin, vine no para asolearme si no para averiguar qué piensan UDS al respecto.

Los deseos que tengo son inherentes a mi esencia; su satisfacción no tiene que ser de una sola forma pues la imaginación y la creatividad son cualidades compartidas en mayor o menor medida por los seres humanos aunque, la represión sexual ha obrado desde tiempos inmemoriales con el fin de controlar y someter a las personas.

¿Hasta cuándo se dejará de hablar de normalidad y anormalidad sexual?

Lo mismo que unos cuantos, que se han rebelado y atrevido a transitar por los diversos e interminables confines del erotismo, y pese a que dañar no es una de mis metas, la mayor parte de las veces me miran (si es que se atreven a hacerlo) con desprecio ¿Por qué les cuesta trabajo aceptar que mi conducta es solo una de tantas maneras de expresar la sexualidad?

 

Museo sobre Erotismo, Copenhagen, Dinamarca

La gente tiene relaciones sexuales por incontables razones pero desde hace milenios lo que casi nadie quiere es reproducirse (aunque no lo mencionen). Sería sensacional que en esos encuentros las personas obtuvieran placer, pero la experiencia me dice que no siempre ocurre de ese modo.

Quienes se auto designan  como paladines de la moral se resisten a respetarnos; se solazan (con gran sobriedad) a calificarnos y por tanto a condenarnos de por vida a portar una etiqueta vergonzante. El teatro se les caería si en algún momento, se conocieran las atrocidades que son capaces de cometer pero, ello no sucederá mientras el pueblo considere a la duda como un sacrilegio.

El ser humano puede satisfacer su apetito sexual del modo que le dicte su imaginación, solo o acompañado pero quien o quienes participen deben conocer las probables consecuencias de esos actos y aceptar de manera tanto informada como voluntaria; cuando no se cumplen esas condiciones se comete un delito pero eso, es otra historia.

Después del recorrido realizado hemos advertido que la lucha por alcanzar la verdadera libertad de elección continúa vigente por parte de unos cuantos; relato a continuación un par de cosas que sucedieron en esta semana y evidencia la tensión entre el conservadurismo y el respeto por el individuo; 1. la Suprema Corte de Justicia de la Nación (México) estableció el 5 de marzo que las palabras maricones y puñal usadas en un escrito periodístico de un diario poblano son actos discriminatorios y homófobos; 2. el Máximo Tribunal de Costa Rica señaló el 6 de marzo que el Dr. Jokin de Irala podrá, en el marco del V Congreso Centroamericano de Bioética, dictar una conferencia donde señala que la homosexualidad es una enfermedad curable.

Durante siglos se ha programado al individuo para obedecer órdenes establecidas desde tiempos inmemoriales, el miedo infundido les ha imposibilitado pensar lo cual impide que se atrevan a dudar; la famosa libertad no aparece por ningún lado.

UDS como profesionales de la Psicología pueden elegir el rumbo por el cual acompañar a la gente que atenderán, lo fácil es optar por lo establecido por aquello que brinda el aplauso de la mayoría; lo difícil es animar a las personas a tomar decisiones informadas y a responsabilizarse de sus actos.

Pero ojo, deben comenzar por UDS mismos pues la congruencia es indispensable ya que la Ética es un ejercicio inevitable y mucho más para profesionales de su tipo.

Es tiempo de aceptar que el Placer sexual no es ni pecaminoso, patológico o amenazante para la superviviencia de nuestra especie, por el contrario puede ser algo de lo más excelso siempre y cuando se realice con respeto, responsabilidad y de forma voluntaria.

Muchas gracias.

Bibliografía consultada

  • Krafft-Ebing Richard von. Psychopathia sexualis. Arcade Publishing. New York, 1998

  • Seoana Julio. Las culturas de la perversión. Evolución y cambio social. Documentos Córdoba 2010. Encuentros Jurídico-Psiquiátricos.

  • Szuster Daniela. ¿Sexualidad normal/sexualidad patológica? Análisis de la concepción de sexualidad dicotómica del psicoanalista Otto Kernberg. Revista de Ciencias Sociales. 126-127. 2009-2010.

  • Weeks Jeffrey. Sexualidad. Editorial Paidós (Género y sexualidad). México, 1998

 

 

 

Atiendo problemáticas relacionadas con la sexualidad y el erotismo. Tengo más de 30 años de experiencia brindando terapia sexual. También doy conferencias, cursos o talleres sobre: sexualidad, erotismo, disfunciones sexuales, masculinidad, paternidad, prevención de la violencia y otros temas.

Epilepsia y sexualidad

Mundo moderno

&&1&& abstract-313580

Vivimos en el siglo XXI y mucho de lo que se ha conseguido resulta a veces difícil de creer, podemos comunicarnos hasta los lugares más recónditos en cosa de segundos; la producción de alimentos se ha modernizado a tal grado que las cosechas son enormes; se ha conseguido la cura de enfermedades que antaño eran mortales por necesidad y varias de ellas son cosa del pasado pues se han establecido estrategias para su prevención, pero pese a todo, no podemos cantar victoria. Las desigualdades aun persisten, millones de personas padecen hambrunas; el cambio climático del que muchos dudan causa estragos por doquier; las guerras continúan en diversos territorios y la violencia sigue haciendo acto de presencia a diferentes niveles. En esta época donde, pese a que la comunicación ha llegado a sus máximos niveles,  el analfabetismo alcanza cifras vergonzantes, pero quizá algo de lo más estremecedor es, que tanto la ignorancia como los prejuicios siguen presentes cobrando víctimas y causando mucho daño.

Uno de los ejemplos más palpables es el que a continuación se describe.

Ni duda cabe que el desconocimiento acerca de su origen y sobre cómo tratarla produjeron miedo, la única explicación fue considerar a quienes la padecían como intermediarios en el diálogo con las deidades, por ello, durante muchos siglos, en numerosas sociedades entre las que destacan la griega y la romana, la epilepsia fue considerada como una Enfermedad sagrada hasta que en los Tratados hipocráticos (escritos por Hipócrates (460 a 370 AC)y varios de sus discípulos) se intentó combatir esa denominación. Se afirma en los tratados, que personas ignorantes (pero aprovechadas) del tipo de magos, purificadores, charlatanes y embaucadores (pueden ver descendientes de ellos en la TV anunciando productos milagrosos; se les da más crédito si tienen acento extranjero), quienes nada conocían de su origen al resultarles imposible explicar por qué alguien de repente perdiera contacto con la realidad, tuviera movimientos incontrolables, quedara como muerto para, poco a poco recobrar el conocimiento sin recordar lo sucedido decían cosas como: sólo los dioses pueden producir esto y sin embargo con mis pociones o conjuros podré revivir a esa persona para traerla de nuevo a este mundo. Negocio redondo porque, si se curaba o al menos disminuía la sintomatología era por su sapiencia pero si no se curaba era voluntad de dios (¿dónde he oído eso?). En los tratados hipocráticos se afirma: … la causa de esta dolencia está en el cerebro lo mismo que de las demás enfermedades de mayor gravedad (1).

Personajes famosos

Dado que gradualmente dejó de ser vista como algo sagrado, el emperador romano Cayo Julio César (100-44 AC), quien tuviera amoríos con Cleopatra (69-30 AC), la última reina del antiguo Egipto y que era epiléptico, se cuidaba de que nadie lo supiera; un fiel esclavo que siempre lo acompañaba se encargaba de esconderlo y ponerlo a resguardo cuando el emperador le avisaba que tendría una de sus crisis convulsivas. Julio César fue uno de los más grandes generales, filósofo y gobernante que haya existido.

En la Edad Media, época de oscurantismo cuando el saber y los libros se ocultaron en los conventos para estar al alcance de unos cuantos(El nombre de la rosa, Umberto Eco, Editorial Lumen o la película del mismo nombre con Sean Connery brindan una buena idea de esa época), se afirmaba que las personas epilépticas estaban poseídas por el demonio, motivo por el cual se les trataba por medio de exorcismos, que por supuesto lejos de curarlas les infringían mayores daños y en ocasiones hasta la muerte.

&&2&& joan-of-arc-222173

Juana de Arco (1412-1431), también conocida como la Doncella de Orleans, quien luchó contra los ingleses para defender a Francia y Santa Teresa de Ávila (1515-1582), quien se aseguraba podía levitar, son dos mujeres que de acuerdo con algunos neurólogos modernos, lo más probable es que hayan padecido epilepsia.

Uno de los más grandes escritores de todos los tiempos el ruso, Fiódor Mijáilovich Dostoyevsky (1821-1881) también tuvo epilepsia; el mencionar a unos cuantos personajes famosos de la historia que padecieron esta condición tiene como propósito dejar claro, que esta enfermedad no tiene porque incapacitar a quienes la padecen. En aquellas lejanas épocas, pese a que poco era lo que se podía hacer para sobrellevarla y nada para curarla, eso no les impidió destacar de manera tan importante.

Al paso del tiempo, después de muchos sinsabores, infinidad de investigaciones y adelantos tecnológicos se puede diagnosticar y tratar con más efectividad. Sin embargo, para algunas personas las cosas casi no cambiaron pues con gran frecuencia siguieron siendo maltratadas y marginadas; la realidad es que todavía hay quienes la conciben como una enfermedad vergonzante. El desconocimiento, como siempre, ha propiciado conductas agresivas hacia quienes la padecen; estas reacciones ante lo desconocido o la Otredad evidencian miedo, de ahí que sea muy acertada la frase: El conocimiento os hará libres. Quizá pueda parecer una exageración pero todavía existen quienes creen que la epilepsia es una enfermedad contagiosa.

Remedios vergonzantes

&&3&& dolls-342770

Pero eso no es todo, hasta principios del siglo pasado muchas personas y profesionales de la salud consideraban que la masturbación excesiva (nadie se atrevió a decir cuándo comenzaba el exceso, quizás por temor a que se conociera su récord personal) era una de las principales causas de la epilepsia; allá por 1858 el Dr. Isaac Baker Brown (1811-1873), Presidente de la Sociedad Médica de Londres, decía que si bien la masturbación producía: histeria y epilepsia … bastaba quitar el órgano innombrable para remediar el asunto. En 1867 el Dr. Baker Brown, expulsado de la Sociedad de Obstetricia, un año antes había publicado un trabajo sobre 46 clitoridectomías (2). Como se advierte el horror, que toda actividad sexual no relacionada con la reproducción, causaba a los conservadores hizo, que los remedios fueran espeluznantes y se constituyen como una de las páginas más negras de la medicina: circuncisión, extirpación del clítoris y hasta la castración. Lo anterior es un ejemplo de cuan dañina puede resultar la ignorancia, si bien ya no se prescriben más aquellos procedimientos, por desgracia aun persisten prejuicios en torno a la epilepsia, es decir, opiniones firmes acerca de algo que se conoce mal o que de plano no se conoce.

Salvo muy raras excepciones, la epilepsia en si misma, no tiene porque interferir con el desempeño sexual, esto es, quien la padece puede establecer relaciones adecuadas y casarse si así lo quiere pero, resulta de fundamental importancia seguir el tratamiento farmacológico. Trátese de hombre o de mujer, si el paciente con epilepsia desea tener descendencia es indispensable dialogar con su médico tratante, para afinar o adecuar la ingesta de medicamentos. No es que no deban procrear sino que requieren tener un mayor control del embarazo que el resto de la gente.

Orgasmo y crisis epilépticas

&&4&& epilepsy-623346

Entrando al terreno de lo erótico es necesario comentar que algunas personas han reportado sensaciones similares a las orgásmicas durante una crisis, aunque quizá sería más exacto señalar, que esas percepciones las experimentan con el aura, es decir, con todo aquello que identifican como previo a un ataque, y si bien es bastante más raro, también existen reportes de crisis provocadas por la actividad sexual. Liporace señala: … refieren muchos pacientes el temor de que la actividad sexual les precipite las crisis, particularmente cuando éstas se producen ligadas en cierta forma a la hiperventilación o al esfuerzo físico (3); posiblemente por lo anterior, muchas personas traten de evitar, por todos los medios, hiperventilar o realizar esfuerzos físicos considerables pues temen, que se convierta en una especie de disparador de la temida crisis epiléptica; en consecuencia existir mayor represión del erotismo.

Como sucede en muchos campos de la vida relacionados con la sexualidad humana, son muy escasas las investigaciones acerca de cómo viven tanto sexualidad, como su erotismo los pacientes con epilepsia, probablemente por ello, todavía la cantidad de las creencias sobrepasa aquello que se ha comprobado. De las escasas investigaciones efectuadas en distintos países, algunas señalan que los problemas o disfunciones sexuales más frecuentes en las personas con epilepsia son: la falta de apetito sexual y fallas tanto en la lubricación vaginal como en la erección del pene; aunque otros autores mencionan que más que falta de deseo a estos pacientes les cuesta trabajo iniciar la actividad sexual, viene a colación lo apuntado por, Luef: Hombres y mujeres, frecuentemente se quejan, si se les pregunta, de disfunciones sexuales, al parecer con  una mayor incidencia que en otras personas con enfermedades neurológicas crónicas. No obstante, las causas son multifactoriales. La baja auotestima y las oportunidades sociales limitadas interfieren con el normal desarrollo de las interacciones sexuales (4). Hace algunos años Albert Einstein, palabras más palabras menos dijo: Es más fácil destruir un átomo que un prejuicio y tuvo toda la razón porque la gente suele valerse de las creencias para actuar en vez de analizar las situaciones.

Secreto

&&5&& woman-73403

En una interesante investigación realizada en la India con 100 mujeres, los padres mantuvieron ocultó que su hija padecía epilepsia, pese a que los médicos advirtieron la necesidad de que el futuro cónyuge se enterara de la situación; a escondidas le daban los medicamentos y cuando ella se fue de la casa la hicieron que los guardara en diferentes tipos de recipientes. Cuando ellas comenzaron a tener crisis convulsivas surgieron los problemas, 13 fueron regresadas a sus casas, de las cuales 10 estaban embarazadas(5). Alguien podrá decir que eso sucedió en la India pero creo que nadie se atrevería a afirmar que algo similar no acontece en nuestro país.

Llama la atención que el comportamiento sexual de la mayoría de los personas con epilepsia que por cierto, es muy similar al del resto de las personas, se pasa por alto o se ignora frente a las conductas atípicas de unos cuantos pacientes, lo más terrible es que no sólo se magnifica si no que se generaliza. Esto significa que el gran público está convencido que la epilepsia es sinónimo o condicionante de conductas sexuales anómalas y hasta criminales. Muchos no sólo creen, si no que aseguran, que los epilépticos no pueden controlar su conducta sexual y por tanto resultan peligrosos cuando en realidad suele suceder lo contrario; la persona con crisis epilépticas tiende a reprimir su erotismo pues en el fondo teme que le sobrevenga un ataque. Bancroft (6) nos alerta en el sentido de que los progenitores de una criatura con epilepsia, en términos generales, tienden a sobreprotegerle, dicha conducta a la larga suele acarrearle más problemas que beneficios pues estos niños tienden a tener poca confianza en sí mismos a causa de lo cual prefieren vivir en aislamiento, y por ello desconocen las reglas del juego para interactuar en sociedad; como es fácil de entender su autoestima es muy pobre. Desde luego tendrán deseos de establecer amistades y hasta noviazgos, pero como carecen experiencia no se atreven a intentarlo. Lo mismo que el resto de los seres humanos en algún momento descubrirá las sensaciones eróticas y hasta las disfrutará, pero habrá quienes prefieran practicar la abstinencia sexual pues como consignan Masters et al: … la evitación de la actividad sexual por parte de algunos epilépticos puede representar una defensa contra la amenaza de una crisis, por el aumento de la excitabilidad neuromuscular (7); sobretodo si esas sensaciones de alguna forma se asemejan a las de una crisis convulsiva pues temen puedan resultar peligrosas y asustar a su pareja.

Para comprender de una manera más completa porque la sexualidad y el erotismo de la gente con  epilepsia se ven afectadas es necesario entender, que no se trata únicamente de una situación orgánica; intervienen muchos factores tanto fisiológicos, psicológicos como socioculturales.  De Souza et al, comentan que para el epiléptico: La epilepsia significa enfermedad y anormalidad lo cual refuerza el sentimiento de ser diferente y de depreciación (8).  Cuando alguien se siente así por supuesto que se deprime, el miedo le cubre pues siempre existirá la probabilidad de caer en la inconsciencia presa de convulsiones ¿qué efecto causará eso entre quienes le rodean, sobretodo si no le conocen o peor aun si es una probable pareja?

Lo anterior no debiera suceder si viviéramos en una sociedad igualitaria y equitativa donde el respeto a todos los seres humanos fuera una constante, sin embargo, tal parece que hay ciudadanos de primera, segunda y hasta tercera categoría.

Todavía existen grupos para los cuales el fin último de la sexualidad es la reproducción, algo que por cierto está muy fuera de la realidad pues la inmensa mayoría de las personas cuando tiene relaciones sexuales buscan:

  • placer o darlo;
  • demostrar amor,
  • compartir,
  • satisfacer su apetito sexual;
  • complacer a su pareja;
  • ganarse un billete, calificación o subir de puesto,
  • hay quienes no lo buscan pero les obligan y hay quienes
  • sólo desean cumplir pero,
  • casi nadie intenta reproducirse.

Sugerencias

&&6&& sculpture-430648

  • Aceptar que se tiene epilepsia pues significa dejar de negarlo y por tanto,
  • toma cartas en el asunto, es decir, ir al médico para seguir un tratamiento pues la epilepsia, lo mismo que otros padecimientos como la diabetes requiere de un control estricto,
  • vale la pena que la gente más cercana o en aquellos en quienes más confía sepan cuáles son la principales características de la enfermedad y qué hacer durante una crisis de modo que puedan intervenir si se requiere,
  • socializar teniendo cuidado de evitar exponerse a estímulos que puedan causar una crisis, por ejemplo, luces estroboscópicas de esas que se usan en las discotecas,
  • si se tiene pareja confiarle que padece epilepsia, que está bajo tratamiento médico y en el supuesto de que tuviera una crisis señalarle cuales son las medidas que debe adoptar,
  • las personas con epilepsia también pueden o se pueden embarazar o adquirir infecciones de transmisión sexual motivo por el cual, es muy conveniente el uso de condón o preservativo, ya sea masculino o femenino,
  • en el terreno de las caricias lo ideal es brindarlas en todo el cuerpo de la pareja, recordando que entre más lento, mejor,
  • evitar el consumo de bebidas energizantes, alcohol y las drogas ilegales.

Dado que algunos medicamentos pueden interferir o alterar la respuesta sexual es conveniente charlar con su médico al respecto pues en caso de ser así, es recomendable ajustar la dosis o incluso cambiar la prescripción. Algunos medicamentos no alteran, específicamente, la respuesta sexual pero sus efectos secundarios como la somnolencia, las náuseas o el vómito hacen que el paciente no tenga deseos de hacer el amor.

Los primeros fármacos usados para controlar esta enfermedad debían tomarse en grandes cantidades y ocasionaban un sin fin de molestias a los pacientes, es decir, sus efectos colaterales eran indeseables; con el paso del tiempo se cuenta con mejores estrategias y es por ello que se prefiere aquel que brinda los mejores resultados con el menor número de efectos indeseables y que de preferencia se tome una sola vez al día. Sin embargo, es necesario enfatizar que el paciente debe seguir, al pie de la letra las instrucciones que le brinde su médico.

La epilepsia ha dejado de ser la enfermedad que ocasionaba grandes sufrimientos tanto a pacientes como a familiares; los pacientes ya no deben sentirse marginados pues cada día se cuenta con mayores recursos para tratarla. Sin embargo, no basta con que se diagnostique y se establezca un tratamiento, resulta de fundamental importancia que el paciente y sus seres queridos, sigan estudiando para comprenderla más. Algo que ha funcionado en diversos países es el establecimiento de grupos de personas epilépticas, ahí se pueden compartir experiencias, aclarar dudas y hasta brindar espacios no sólo donde se conozcan a otras personas si no donde puedan realizar actividades que les permitan vivir de forma más agradable.

El amor no está reñido con la epilepsia, por el contrario dar y recibir afecto, incluido el relacionado con el erotismo se constituye como una de las mejores estrategias para disfrutar la vida.

Bibliografía.

  1. Tratados hipocráticos. Biblioteca Básica GREDOS. Madrid, 2000:59-66
  2. Delfín, Lara, Francisco. Sex populi. Editorial Alfil. México, 2009:202
  3. Sousa y Machorro Mario. Epilpesia y sexualidad femenina material. Revista Mexicana de Neurociencias. 2007; 8(4):375
  4. Luef Gerhard J. Epilepsy and Sexuality. British Epilepsy Association, 2007. ELSEVIER:129
  5. Nag, D. Gender and epilepsy: A Clinician’s Experience. Neurology India. 2000. Volume 48. Issue 2:99-104
  6. Bancroft John. Human Sexuality and its problems. Churchill Livingstone. Singapore, 1983:330-332. 
  7. Kolodny Robert C; Masters William H. y Johnson Virginia E. Tratado de Medicina Sexual. Edición Revolucionaria. Cuba, 1985:194.
  8. De Sousa, E.A.P., Keiralla,D.M.B., Silveira, D.C. & Guerreriro, C.A.M. Sexual Disfunction in Epilepsy. Identifying the Psychological Variables. Arquivos de Neuro-Psiquiatria. Vol. 58. No. 2. Sâo Paolo. June 2000

 

Atiendo problemáticas relacionadas con la sexualidad y el erotismo. Tengo más de 30 años de experiencia brindando terapia sexual. También doy conferencias, cursos o talleres sobre: sexualidad, erotismo, disfunciones sexuales, masculinidad, paternidad, prevención de la violencia y otros temas.

La Sexualogía en el primer decenio del siglo XXI

Se dice fácil pero la mayoría de quienes nos desempeñamos en el ámbito de la sexualidad humana nacimos el siglo pasado, y como ha terminado el primer decenio del siglo XXI vale la pena analizar, brevemente, algunos de los acontecimientos ocurridos en este lapso.

&& 1 && erectile-dysfunction-156100_1280

Disfunción eréctil: Este padecimiento que ha asolado a los varones, desde siempre, intentó tratarse de muchas maneras, las cuales casi nunca dieron buenos resultados; ni siquiera con la ingesta de Tegogolos (Pomacea catula catamacensis) caracoles endémicos del lago de Catemaco, Ver. y mucho menos con los Vuelve a la vida. 

Hubo una época en que se consideró que la etiología, es decir, su causa era exclusivamente psicológica y fue hasta hace muy poco que se descubrió que en una gran cantidad de casos pueden existir daños vasculares, hormonales, a nivel de los nervios y sobretodo en el epitelio (fina capa que recubre las arterias), sin olvidar tanto los psicológicos como los de pareja.

Se inventaron prótesis, esto es, se introducían en el pene estructuras para que estuviera erecto; puede parecer increíble pero lo primero que se introdujo fue una costilla del propio individuo; luego se cambio de material hasta llegar a unos aparatos extraordinarios como el diseñado por Scott Bradley que constaba de una válvula con líquido que llena el pene y lo erecta para vaciarlo a voluntad del usuario. Siguieron las inyecciones intracavernosas pero sin duda alguna, el Viagra ocupa un lugar muy especial en estos primeros 10 años del siglo, si bien la Food Drug Administration aprobó su uso desde el 27 de marzo de 1998, es indudable que el inicio de este siglo ha dejado grandes satisfacciones (de todo tipo) a Pfizer. Su historia cada vez se conoce más y es uno de los tantos ejemplos de Serendipia con los que cuenta la Medicina. El Citrato de sildenafilo que en un inició se conoció como UK-92, 480 era una sal que en el Centro de Investigación Sandwich, cerca de Kent en el Reino Unido se le proporcionó a varones para tratar el Angor pectoris, y aunque los resultados fueron buenos, al no corresponder con los esperados, decidieron suspender la investigación, sin embargo, al percatarse que quienes la usaban presentaban erecciones del pene, modificaron el estudio y arrancó la era del Viagra. Sobra decir que han sido millones de hombres y sus parejas los que están agradecidos a la pastilla azul, en primera instancia y a las que le han seguido con sus muy particulares modificaciones como son: Cialis y Levitra. Algo digno de mención es que, al menos en el DF, los varones mayores de 60 años tienen derecho a recibir, de forma gratuita, una de estas cápsulas cada 15 días; las reacciones han sido encontradas pero teñidas de tintes políticos. Para poder recibir esos fármacos, los varones que viven en el DF necesitan aprobar un riguroso examen médico y reciben indicaciones para el adecuado uso. Sería conveniente que después de determinar las causas de la disfunción eréctil, el individuo recibiera tratamientos específicos para curar o al menos controlar los cofactores causantes de la disfunción y de ese modo realizar un tratamiento integral que aumentaría la calidad de vida del individuo.

&& 2 && runner-295441_1280

Eyaculación precoz: Decía la sexóloga mexicana avecindada en Bélgica, Delia Sánchez: Todo hombre es un eyaculador precoz hasta que no demuestre lo contrario. Frase terrible por su contundencia; hay quienes afirman que uno de cada tres varones la padece y por ende, afecta (quiéralo o no, lo sepa o no, le importe o no) a su pareja.

De nueva cuenta la Serendipia hizo acto de presencia porque algunos varones que eran tratados con fármacos clasificados como Inhibidores de la recaptura de serotonina para su depresión, notaron que tardaban en eyacular; a partir de esa información los investigadores se dieron a la tarea de hallar una sal que aumentara el tiempo para eyacular y el año pasado salieron al mercado un par de fármacos expresamente diseñados para combatir la eyaculación precoz: Cronadyn del laboratorio mexicano More Pharma y Priligy de Janssen Cilag. El éxito lo tienen asegurado porque los clientes potenciales se cuentan por millones pero en mi opinión, funcionarán mejor si se acompañan de terapia sexual porque para controlar la eyaculación hace falta que el varón sienta, identifique y sea capaz de decidir cuándo quiere terminar. Los fármacos ayudan a retardar la emisión del líquido seminal pero el control es algo que requiere aprendizaje y por tanto depende de la voluntad. Cuando esta disfunción ocurre en parejas heterosexuales, no basta con lograr incrementos en el tiempo de latencia eyaculatoria; lo más difícil de tratar en esos casos son los resentimientos que presentan las féminas; por ello resulta de fundamental importancia el tratamiento en pareja.

&& 3 && fist-149497_1280

Violencia hacia las mujeres: Abundan los discursos políticos en torno a la erradicación de la violencia hacia las mujeres pero es muy poco lo que se ha conseguido. Que la matrícula escolar tienda a equilibrarse y en ocasiones sean las mujeres las que predominen no garantiza la consecución de un empleo bien remunerado; quiérase o no las desigualdades persisten. Tampoco estoy de acuerdo con las cuotas, es decir, con lograr una curul o un puesto por el hecho de ser mujer, pero creo que resulta indispensable efectuar cambios, como se ha dicho a lo largo del tiempo, desde el ámbito familiar. No obstante, resulta muy difícil el avance pues tanto el machismo como el hembrismo, los llevamos casi, casi tatuado.

Si somos sinceros de seguro aceptaremos que en estas celebraciones de fin de año, de nueva cuenta fueron ellas las que prepararon la mayoría de las viandas, pese a que todo eso significara un gran esfuerzo; las mesas fueron puestas y adornadas por manos femeninas; desde luego también fueron ellas las que volvieron las cosas a su sitio; uno que otro varón se comidió a mover mesas, sillas, sillones o cuanto mueble pudiera usarse para que todo mundo pudiera sentarse. ¿qué tal si fuéramos capaces de hacer festividades donde hombres y mujeres se alternaran en la realización? Aprovecho el espacio para preguntarle a los varones y desearía su respuesta, anónima si a si lo prefieren: ¿Te gustaría que tu hija se casara con un hombre como tú? ¿Por qué?

Por supuesto que las mujeres también pueden participar de manera similar: ¿Te gustaría que a tu hija, le fuera en la vida como a ti?

Estoy seguro que el atreverse a echarnos este clavado, emocional, a nuestras entrañas y tener presentes nuestras respuestas serían una adecuado combustible para una adecuada transformación.

Feminicidios: Apenas se menciona esta palabra de inmediato nuestra mente se traslada a Ciudad Juárez, Chihuahua donde la violencia ha sentado sus reales. Lo más reciente fue el asesinato de Maricela Escobedo Ortíz frente al Palacio de Gobierno, esta mujer protestaba porque al asesino confeso de su hija lo dejaron el libertad; la indignación la hemos sentido cada vez que se menciona, lo cual por cierto cada vez es menos frecuente. ¿cuántos millones se destinarán para las campañas políticas? ¿cuánto cuestan las dietas de diputados y senadores? Que al parecer no sirven porque lucen bastante pasados de peso (la mayoría) ¿cuánto le queda a los organizadores de Teletones y eventos parecidos? ¿por qué no somos capaces de organizar acciones que conlleven a la desaparición de la violencia en nuestro México?

Un buen propósito de año nuevo sería el de NO celebrar los chistes sexistas.

Abuso sexual y sacerdocio: Ni pa’ donde hacerse porque los jerarcas de la iglesia católica suelen responder con prepotencia y gran lentitud. Cada día que pasa siguen apareciendo testimonios de víctimas o de sacerdotes que aceptan sus delitos; el caso más reciente es el del teólogo belga Francois Houtart, quien fuera candidato por parte de sus paisanos para el Premio Nobel de la Paz del 2011 y que, recientemente, aceptó haber abusado de uno de sus primos hace 40 años; luego de lo cual renunció no sólo a la candidatura sino también al Centro Tricontinental de la Universidad de Lovaina que él fundara. Quizá sintiéndose Harry Potter,  Álvaro Corcuera director de los Legionarios de Cristo decretó el 6 de diciembre del 2010 … acabar con todas las referencias públicas sobre Marcial Maciel, fundador de esa congregación religiosa. (Vera, 2010). Qué fácil, olvidemos lo sucedido que aquí nada ha ocurrido, estrategia milenaria de la iglesia católica. En realidad tendrían que estar ante la ley explicando sus omisiones y haciendo la reparación del daño a las víctimas.

Nueva camada de sexólogos oaxaqueños en el Instituto Universitario Carl Rogers.
Nueva camada de sexólogos oaxaqueños en el Instituto Universitario Carl Rogers.

Falta mucho por hacer: Eso es indudable pero las nuevas generaciones de sexólogos deberán continuar su preparación porque es tiempo de que se manifiesten con más fuerza; en conjunto la vieja y la nueva generación debemos seguir luchando, como de costumbre pero también aceptar que es hora de emprender el vuelo a otras alturas, por ejemplo tratar de que nuestras ideas lleguen a todo mundo, hacer nuestras ideas accesibles para todo público. Aceptar que somos Expositores, es decir, individuos que se arriesgan a decir lo que piensan, sobretodo, porque se basa en hechos concretos y verificables.

 

Bibliografía

  • Rasura Rebeca Aimee. Feminicidio. The brazen of women continues in Mexico. Borderzine.com Diciembre 23 del 2010.
  • Vera Rodrigo. Decretan borrar a Maciel de los Legionarios. proceso.com.mx Diciembre 13 del 2010.

Atiendo problemáticas relacionadas con la sexualidad y el erotismo. Tengo más de 30 años de experiencia brindando terapia sexual. También doy conferencias, cursos o talleres sobre: sexualidad, erotismo, disfunciones sexuales, masculinidad, paternidad, prevención de la violencia y otros temas.