Archivo de la etiqueta: tratamiento

¿Existe la adicción sexual?

El tema, aunque no puede decirse que sea nuevo se ha puesto de moda pese a no contar con un buen sustento desde el punto de vista científico pero como llama tanto la atención, los medios lo han recibido con beneplácito pues resulta muy atractivo para todo tipo de auditorio. Desde hace mucho tiempo se ha hablado de él sólo que usando términos como: Ninfomanía y Satiriasis.

El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) da el siguiente significado para Ninfómana: mujer que padece de ninfomanía.

Pero en Ninfomanía nos remite a buscar Furor uterino y dice el respecto: Deseo violento e insaciable en la mujer de entregarse a la cópula. Resulta interesante el rodeo que da el diccionario pero de acuerdo a su definición la conducta compulsiva de la fémina en cuestión nada tiene que ver con la masturbación.

El mismo diccionario dice respecto a Satiriasis: Estado de exaltación morbosa de las funciones genitales, propio del sexo masculino.

&& 1 && woman-74596

La adicción sexual también se ha denominado:

  • Hiperfilia (Money, 1980)
  • Trastorno hipersexual (Krueger & Kaplan, 2001; Stein & Black, 2000; Stein, Black, & Pienaar, 2000),
  • Trastorno relacionado con parafilia (Kafka, 1991, 2007),
  • Conducta sexual compulsiva (Black, 1998, 2000; Kuzma & Black, 2008),
  • Adicción sexual  (Carnes, 1983, 1990, 1991),
  • Conducta sexual impulsiva-compulsiva  (Raymond, Coleman, & Miner, 2003),
  • Conducta sexual fuera de control (Bancroft, 2008).

Ninfomanía y Satiriasis prácticamente ya no se usan por los profesionales serios y sólo permanecen en el anecdotario, los términos arriba enlistados pretenden ser menos peyorativos y más descriptivos pero resulta claro que no existe uniformidad en sus apreciaciones.

El uso del adjetivo Adicción tampoco resulta muy afortunado porque de acuerdo con el DRAE significa:

  1. Hábito de quien se deja dominar por el uso de alguna o algunas drogas tóxicas, o por la afición desmedida a ciertos juegos.
  2. Asignación, entrega, adición.

El Diccionario de la Universidad de Salamanca resulta un poco más útil porque dice:

  1. (Psiquiatría/Psicol) Dependencia hacia el consumo de sustancias; deseo compulsivo por una actividad o relación.

Ya no se circunscribe a una sustancia o a un juego habla de una compulsión, sin embargo, algunos autores señalan que antes de emitir juicios en torno al comportamiento sexual sería necesario establecer parámetros claros sobre lo que puede entenderse como Normal lo cual se dificulta porque un gran número de personas concibe lo normal desde el punto de vista Valorativo (lo que es bueno, sano o deseable) y no desde el punto de vista estadístico (basado en la frecuencia) por tanto, en vez de opinar en base a datos concretos y precisos se emiten juicios de valor.

Para algunos autores estas persona actúan de esa forma debido a que tienen un intenso temor a relacionarse románticamente, estos autores prefieren hablar de Conductas sexuales fuera de control.

Se desconoce su causa lo mismo que su tratamiento. Un dato interesante es que 3 a 6% de la población en EUA lo padece. (1)

Sexualidad compulsiva: conducta insistente, compulsiva, repetitiva, intrusiva, es un impulso no deseado a realizar actos específicos frecuentemente en actos ritualizados. (Kalichman y Rompa, 1995).

Patrón de participación en actividades sexuales de forma persistente y en escalada con  potenciales consecuencias negativas para si mismo y otros o el impulso para participar en tales actividades. (National Council on Sexual Addiction and Compulsivity)

Conducta peligrosa por riesgo de infecciones de transmisión sexual (ITS) que pueden llegar a ser mortales.

Por supuesto la gente comenta algunas causas para la existencia de esta conducta pero quien tiene este comportamiento con frecuencia argumenta:

  1. Mi apetito sexual ha interferido en mis relaciones,
  2. Mis pensamientos y conductas sexuales causan problemas en mi vida,
  3. Mis deseos de tener sexo irrumpen mi vida diaria,
  4. Con frecuencia fallo en mis compromisos a causa de mis conductas sexuales,
  5. A veces me siento tan excitado que podría perder el control,
  6. Me sorprendo pensando en cosas sexuales en mi trabajo,
  7. Pienso que los pensamientos y sentimientos sexuales son más fuertes que yo,
  8. Tengo que luchar para controlar mis pensamientos y conductas sexuales,
  9. Pienso en el sexo más de lo que quisiera,
  10. Es difícil para mi encontrar parejas que quieran tener tanto sexo como yo quiero. (2)

Hipersexualidad parece ser un término más neutral.

Groneman (2000) pregunta:

  • ¿cuánto sexo es mucho?
  • ¿cuánto es suficiente?
  • ¿quién lo decide?

Para que se considere Trastorno Hipersexual debe cumplir con:

A) Debe tener al menos 6/12 de fantasías sexuales intensas y recurrentes; urgencias o comportamientos sexuales relacionadas con tres o más de los siguientes criterios:

  1. El tiempo consumido por la fantasías, urgencias o conductas sexuales repetitivas interfiere con otras (no sexuales) metas, actividades y obligaciones,
  2. Participaciones repetitivas en fantasías, urgencias y conductas sexuales en respuesta estados de ánimo disfóricos (ansiedad, depresión, aburrimiento, irritabilidad),
  3. Engancharse repetitivamente en fantasías, impulsos o conductas sexuales en respuesta a eventos estresantes,
  4. Repetitivos pero inútiles esfuerzos para controlar o disminuir significativamente las fantasías, impulsos o conductas sexuales,
  5. Engancharse repetidamente en conductas sexuales sin tomar en cuenta el riesgo físico o emocional para sí mismo o para otros,
  1. Existe angustia personal física significativa o deterioro social, ocupacional o de otras áreas importantes relacionadas con la frecuencia e intensidad de esas fantasías, impulsos o conductas sexuales,
  2. Esas fantasías, impulsos o conductas no son debidos al efecto fisiológico directo de substancias externas (drogas adictivas o medicación).

&& 2 && help-66606

Después de lo antes mencionado es evidente que los investigadores no logran ponerse de acuerdo pero, la conducta existe, se le llame como se le llame. Sin embargo, es necesario tomar en cuenta que no porque alguien disfrute viendo páginas con material sexualmente explícito (pornografía) en internet eso le convierte en un enfermo; las cosas se complican cuando el individuo manifiesta que no tiene control de sus impulsos o que necesita realizarlos porque de lo contrario la angustia le hace sentirse muy mal, es en esos casos cuando el individuo requiere asesoría por parte de un especialista que maneje ese tipo de cuadros.

Que una persona prefiera recurrir a la pornografía para masturbarse en vez de estar con su pareja o que alguien sea capaz de pagar a una sexo-servidora en vez de tener relaciones sexuales con su cónyuge son conductas que han existido desde tiempos inmemoriales y cuando ha ocasionado problemas las personas involucradas lo han resuelto de diferentes maneras.

Llaman la atención aquellos casos en los que el individuo pierde el control de su conducta, puede tener problemas: de pareja, familiares, laborales, legales, de salud y económicos, entre otros a causa de  un comportamiento que puede clasificarse como compulsivo. Existen tratamientos que les ayudan pero deben ser integrales pues es necesario que la pareja también participe pero, vale la pena que ella mejore su autoestima, asertividad y toma de decisiones.

Bibliografía

  1. Staff Reporter. (2010) Sex addicts fear intimacy: study. AFP Global Edition.
  2. Sandfordt, Theo, G.M. (2004) Sexual compulsibity among heterosexual college students. The Journal of Sex Research. November, 1.
  3. Diagnosis, assessment, and treatment of hypersexuality.

 

Atiendo problemáticas relacionadas con la sexualidad y el erotismo. Tengo más de 30 años de experiencia brindando terapia sexual. También doy conferencias, cursos o talleres sobre: sexualidad, erotismo, disfunciones sexuales, masculinidad, paternidad, prevención de la violencia y otros temas.

No basta con rezar

Así se titulaba la canción de Los Guaraguao grupo de música suramericana que allá por los sesentas escuché en un antiguo café, ahora inexistente que se llamaba El coyote flaco y se localizaba en Francisco Sosa, es decir, en Coyoacán. La letra de la canción resulta interesante porque dice cosas como:

Y rezan de buena fe

y rezan de corazón 

pero también reza el piloto

cuando monta en el avión

para ir a bombardear

a los niños del Vietnam

No, no, no basta rezar

hacen falta muchas cosas

para conseguir la Paz.

&& 1 && error-63628

Esto vino a mi mente porque según Pedro Domínguez del periódico Milenio: Cada 15 días la parroquia de San Judas Tadeo en León, Gto. imparte talleres encabezados por psicólogos asesores pastorales para revertir el homosexualismo mediante oración y procesos espirituales. (Domínguez, 2010). Sería interesante conocer a fondo en qué consisten esos talleres, esto es, cuáles son las estrategias usadas para lograr sus objetivos. De entrada queda claro que siguen considerando a la homosexualidad como algo malo, pecaminoso o aberrante y que por tanto debe cambiarse. Juan Martínez Cardoso, asesor eclesiástico del movimiento Courage latino dice: La homosexualidad es una confusión con la propia identidad sexual. Desde aquí comienzan los malentendidos porque las personas homosexuales no tienen conflictos de identidad, ellos se sienten hombres y ellas se sienten mujeres, solamente sienten atracción por personas de su mismo sexo. La Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, definieron en el 2000 la homosexualidad de la siguiente forma: Organización específica del erotismo y/o el vínculo emocional en un individuo en relación al género de la pareja involucrada en la actividad sexual; a mi me parece que más que al género se refiere al sexo de la pareja. Más de 20 años antes (1973) la Asociación Psiquiátrica Americana había retirado a la Homosexualidad, como una enfermedad, en su Manual para la Clasificación de las Enfermedades Mentales. Sin embargo, no todo mundo lo ha aceptado e incluso pareciera que hablan idiomas diferentes, por ejemplo, Caro Osorio Lic. en Espiritualidad por la Universidad Gregoriana de Roma y Doctorado en Mariología por la Universidad Marianum de Roma sentencia: … se debe aceptar que la homosexualidad no es una preferencia (soy hombre, pero prefiero ser mujer), sino una enfermedad. (Caro, 2004). Debido a esa postura se sienten con la autoridad para curar la supuesta enfermedad.

&& 2 && devil-806648

El tema de la canción de Los Guaraguao invita a la reflexión pues en la actualidad en varias ciudades de nuestro país, algunos dirigentes eclesiásticos se dirigen a un ser superior para que les guíe y apoye en los proyectos que emprenden para cambiarles la orientación sexual a quienes no son heterosexuales. Sus principales clientes los hallan en los feligreses que tienen descendientes con esas características; luego de escuchar discursos en los que se ilustra lo que sufrirán en el infierno y además culparles porque de seguro su familia no fue la indicada, esos progenitores llevarán a sus hijas o hijos a donde sea con tal de que les curen.

Entre estas personas la fe es una característica tanto fundamental como imprescindible, que exige no cuestionar, sólo obedecer lo que le digan sus dirigentes; por ello están convencidos de que su deidad jamás les abandonará pero, en el supuesto de que las cosas no salgan como ellos quisieran les recetarán la consabida: dios en su inmensa sabiduría es el único que conoce porque te deparó este camino, acto seguido se resignan.

El conjunto venezolano planteaba un conflicto surgido entre dos grupos con intereses diferentes (la guerra en Vietnam) en el que ambos, con mucha fe, imploraban protección,  el desenlace todos lo conocemos.

El poder de la oración ha sido mencionado en diversos foros con gran frecuencia, y sin duda puede ayudar a muchas personas cuando tienen algún problema. Orar permite que la gente plantee de diferentes maneras lo que le acontece y quiérase o no es algo así como, analizar la situación para en un determinado momento hallar probables estrategias, que le permitan implementar acciones las cuales pueden, a veces, allanar el camino. Desde mi muy particular punto de vista rezar es repetir algo preestablecido, se dice que hay rezos muy buenos para conseguir determinadas cosas o que deben realizarse en situaciones concretas y específicas, en cambio orar es realizar peticiones personales; es improvisar un diálogo con la deidad pero en eso reside a mi juicio, la ventaja pues al exteriorizar lo que le preocupa a uno, lo describe y lo percibe desde diferentes perspectivas.

Las estrategias para cambiar la orientación sexual de las personas han variado en el tiempo, desde luego hubo épocas en las que no se intentaba modificarla sino simple y sencillamente se les encarcelaba, a veces se les condenaba a muerte y todos nos hemos enterado de actos donde se violenta y maltrata a personas homosexuales por el hecho de serlo.

&& 3 && screw-clamp-790474

Pero regresemos al tema, algunas estrategias consistían en administrar Terapia aversiva (Smith et al, 2004), por medio de descargas eléctricas o administrando (Apomorfina) drogas que causaban vómito ante la presentación de fotografías de parejas homosexuales. Resulta paradójico, curioso, irónico o como quieran llamarlo pero, el gobernador de Jalisco confesó que le daban asquito (ignoro si le dieron Apomorfina), los matrimonios entre homosexuales. Los resultados de la terapia antes mencionada, al parecer no fueron los esperados y poco a poco dejó de practicarse. Ahora se ha puesto de moda el tratamiento a base, al menos, de ejercicios espirituales; en el supuesto de no conseguir el cambio de la orientación se sugiere que las personas homosexuales practiquen la Abstinencia, la cual no es fácil de cumplir; sacerdotes y monjas que la han infringido constituyen un ejemplo palpable.

NOTA: aquellos que aun no han sido descubiertos pueden permanecer en silencio.

Otro propuesta es la de Richard Cohen quien en el 2002 fue expulsado de la American Counseling Association por seis faltas a su Código de Ética, sin embargo, eso no importó y lo trajeron a Tlaquepaque, Jal. al evento Camino a la obscuridad, que se celebró del 12 al 14 de noviembre de este agonizante 2010 (Pérez-Stadelmann, 2010). Cohen dio su testimonio y comentó que en su infancia había sido acosado pero que con un método que diseñó se puede curar la homosexualidad; imagino que debe haber vendido muchos de sus libros pues no creo que los asistentes se atrevan a fotocopiarlo porque, de que es pecado es pecado pero, eso es otro cantar. Como dato complementario se afirma que el gobierno del estado, indirectamente, colaboró con dinero para patrocinar el evento, lo cual, en teoría no debiera de ocurrir.

Amparados en el: Es por tu propio bien se inventan estrategias para cambiar la orientación homosexual, los efectos colaterales… poco importan.

¿Qué hacen nuestras autoridades sanitarias? ¿se manifestarán o harán como que no se oye? ¿será necesario que alguien haga una denuncia en forma? ¿sucederá lo mismo que con los anuncios televisivos donde se promete que bajarás de peso, se te borrarán las estrías o sanarán cualquier hígado después de unas cuantas semanas y estamos tan seguros de la efectividad de nuestro producto que si no te funcionara te regresamos tu dinero. Durante un corto tiempo como que desaparecieron del espectro televisivo pero ahora de nueva cuenta circulan, igual que la venta de amuletos y cosas por el estilo.

Wikileaks ha causado furor y ha puesto a temblar, al menos del coraje, a políticos de alto nivel sobretodo en EUA quienes, ahora se victimizan porque evidenciaron algunas de sus triquiñuelas; pero me temo que al rato ya nadie hablará al respecto.

¿Es justo intentar curar a quien no está enfermo? Todo eso suena a una estrategia para seguir manejando a la gente; tus hijos son así porque tu hogar no era como te hemos indicado; quizá estés pagando con ello algún pecado cometido no sólo por ti o tu pareja sino por alguno de tus parientes; sigue nuestras indicaciones para que se cure, de lo contrario no te preocupes te ayudaremos a que soportes esa cruz que el señor, sabe que podrás soportar.

&& 4 && statue-20114_1280

De los actos de homosexualidad cometidos en el seno de la iglesia católica no se habla, a menos que lo autoricen las autoridades y eso con gran reserva. si violaron criaturas habrá que perdonarles pues no sabían lo que hacían y lo mandaremos a reparación en centros especializados. Si el tratamiento no funciona lo seguiremos mandando a otras parroquias donde esperamos que ya no lo hagan.

Cualquier persona, grupo o credo religioso pueden estar en desacuerdo con las prácticas homosexuales pero si afirman que esa orientación es una enfermedad eso se llama MENTIRA y de acuerdo a los diez mandamientos eso constituye un pecado.

La verdad es que no espero una modificación de sus actos, me gustaría que la gente analizara todos los ingredientes para que decidiera quién tiene razón: la iglesia que insiste en curar la homosexualidad o las instancias de salud quienes afirman que no es una enfermedad y por tanto no se debe intentar ningún tratamiento.

A la espera de su respuesta.

Bibliografía

  • Caro Ernesto María. La homosexualidad, ¿enfermedad o preferencia? http://es.catholic.net/jovenes/307/948/articulo.php?id=15654
  • Domínguez Pedro. Parroquia ofrece talleres para revertir el homosexualismo. Periódico Milenio. Noviebre 18 del 2010.
  • Glenn Smith, Annie Bartlett, Michael King. Treatments of homosexuality in Britain since the 1950s-an oral history: the experience of patients. BMJ, doi:10.1136/bmj.37984.442419.EE (published 29 January 2004)
  • Pérez-Stadelmann Cristina. Gobierno de Jalisco paga “terapia para curar gays”. El Universal, noviembre 23 del 2010.

 

Atiendo problemáticas relacionadas con la sexualidad y el erotismo. Tengo más de 30 años de experiencia brindando terapia sexual. También doy conferencias, cursos o talleres sobre: sexualidad, erotismo, disfunciones sexuales, masculinidad, paternidad, prevención de la violencia y otros temas.